Ayer, Raymundo Riva Palacio publicó información donde aseguraba que una reunión de funcionarios de alto nivel de México y Estados Unidos habían terminado “entre gritos y amenazas”.

Pronto, el embajador de Estados Unidos en México, Christopher Landau, visiblemente molesto, cuestionó a Riva Palacio y le dijo que mentía, pues la información que era completamente falsa.

Riva Palacio contestó, y afirmó que su información era verídica, y en un tono prepotente, le quiso dar a Landau una especie de cátedra en materia de reuniones diplomáticas.

El embajador de EU se molestó por esa prepotencia, y le respondió:

Ante esta respuesta, Riva Palacio nuevamente confortó a Landau, y lo mandó (otra vez con tono prepotente) a leer la prensa:

“Embajador, le sugiero leer esta tarde The New York Times sobre las medidas que piensa tomar su gobierno en las próximas horas en la frontera con México por el tema del coronavirus. Saludos respetuoso”.

Ante esta prepotencia del periodista mexicano, el embajador estadounidense puso una frase que, digamos, noqueó a Riva Palacio. Fue una simple frase, pero contundente: “Y que no se le occurra reportar que yo también fallecí del coronavirus”

Esta respuesta hace referencia a la fake new que Raymundo Riva Palacio difundió, donde dijo que él había confirmado que el empresario José Kuri había muerto, cuando en realidad el empresario sí, estaba en el hospital, pero vivo.

Raymundo Riva Palacio se caracteriza por mentir en sus columnas. En una de ellas, en 2018, afirmó que Andrés Manuel López Obrador estaba tan enfermo de su columna que casi no se podía mantener en pie, y que había semanas que pasaba en cama sin poder levantarse.