El diario estadounidense The Wall Street Journal (WSJ) publicó este miércoles un reporte en el que asegura que un funcionario de alto nivel de procuración de justicia en México, confirmó la existencia de una investigación en curso en contra del ex presidente Enrique Peña Nieto por el caso de presunta corrupción y sobornos que involucra a Emilio Lozoya, ex director general de Petróleos Mexicanos (Pemex).

De acuerdo con la publicación, la indagatoria sería conducida por la Fiscalía General de la República (FGR) y toma como base la información obtenida a partir del expediente contra Lozoya quien fue detenido la semana pasada en  Málaga, España, y que actualmente enfrenta un proceso de extradición a México.

WSJ recuerda que Odebrecht pagó 9 millones de dólares a Lozoya Austin para asegurar los contratos de Petróleos Mexicanos (Pemex), al tiempo que era un alto funcionario de la campaña presidencial de Peña Nieto en 2012, y cuando éste ganó la Presidencia de la República, él fue nombrado titular de Pemex.

También destaca  que Altos Hornos le pagó a Lozoya 3.5 millones de dólares para garantizar la venta de una decrépita planta de fertilizantes, Agronitrogenados, a Pemex por un precio muy inflado.

“La oficina del fiscal general tiene evidencia de que la corrupción de Lozoya en Agronitrogenados y Odebrecht llega al más alto nivel”, dijo al WSJ el alto funcionario, refiriéndose a Peña Nieto.

“La extradición y  confesión de Lozoya son elementos que, junto con las investigaciones en curso, decidirán si el ex presidente será acusado en el futuro”, añadió la fuente del rotativo.

De acuerdo con el reportaje, que es firmado por los periodistas Juan Montes y José de Cordoba, la investigación de México sobre las acusaciones de Odebrecht comenzó a principios del 2017, pero no fue sino hasta el término del sexenio de Peña Nieto que se condujeron diligencias sobre el caso.

“Si el señor Peña Nieto finalmente es procesado, sería la primera vez que un presidente mexicano moderno enfrenta cargos de corrupción en los tribunales. En cualquier caso, los cargos no son probables en el corto plazo, ya que la extradición de Lozoya por sí sola podría llevar varios meses, dicen expertos legales”, precisan los periodistas del WSJ.

El diario neoyorquino señala que  no pudo contactar a Peña Nieto de inmediato para que hiciera comentarios sobre su publicación, sin embargo recuerdan que en el pasado, el ex mandatario ha negado haber actuado mal, al igual que la empresa Altos Hornos.

El presidente de esa compañía, Alonso Ancira, quien fue arrestado en España en mayo de 2019, también niega los cargos relacionados en su contra y actualmente lucha contra la extradición a México en los tribunales españoles.

Antes de convertirse en prófugo de la justicia en mayo pasado, Emilio Lozoya dijo a través de su abogado Javier Coello Trejo que era inocente, y éste a su vez ha dicho en reiteradas ocasiones que su cliente no se mandaba solo, lo que implica que estaba siguiendo las órdenes de sus superiores.

El texto de WSJ resalta que como jefe de Pemex,  Lozoya le reportaba directamente a Enrique Peña Nieto.

Durante su conferencia mañanera, el presidente Andrés Manuel López Obrador, aseguró que según la información con la que él cuenta, no existe una investigación contra  Enrique Peña Nieto, tal y como lo asevera The Wall Street Journal.

“No tengo yo elementos para sostenerlo. Lo que existe es el proceso contra el ex director de Petróleos Mexicanos, Emilio Lozoya. No hay una investigación, que yo sepa, en contra del expresidente Peña”, dijo.

López Obrador recalcó que la Fiscalía General de la República (FGR) es autónoma y que eso significa que no le informan todo, pues  “no tienen por qué”.

“Es una institución independiente. Antes estaba subordinada, no se hacía nada si no daba su visto bueno. Ahora el presidente en este aspecto se entera a partir de lo que informa a todos los mexicanos la FGR”, aseguró. 

Y agregó: “Cuesta entender cómo es que el presidente no sabe si hay una investigación en contra del ex presidente de la República. Pues así es porque ya no nos corresponde y nosotros como Ejecutivo no hemos presentado ninguna denuncia, por eso no puedo decir que existe”.

Ante la insistencia de reporteros, acerca de si presentará denuncia en contra de Peña Nieto, López Obrador reiteró que la posición de su gobierno es no perseguir a gobernantes del pasado a menos que los ciudadanos lo pidan “porque pensamos que debemos pensar hacia adelante”.

“Desde Salinas porque entregó los bienes de la nación a particulares, a sus allegados. A Zedillo porque lo del Fobaproa convirtió deudas privadas de unos cuantos en deuda pública, 2 billones de pesos. Fox por traición a la democracia y delito electoral. Calderón por declarar la guerra al narco al mismo tiempo que se protegía a uno de los grupos de la delincuencia organizada como es de dominio público, el señor García Luna que está preso. A Peña Nieto por lo de Pemex, pero es la gente la que tiene que plantearlo, yo no quiero que nos quedemos anclados en el pasado”, manifestó.

El ex Presidente Carlos Salinas de Gortari. Foto: Especial

López Obrador indicó que lo más importante es reforzar la conciencia del daño que causa la corrupción, sin embargo aseguró que en ningún otro país del mundo se había cometido tanta corrupción como en México. 

“Imagínense un negocio como la compra de las plantas de fertilizantes. Se pagaron como 800 mdd en general y costaba cuando mucho 50. ¿Cuánto fue la utilidad entre comillas, el robo? Les aseguró que no se llevó a cabo un negocio así tan jugoso en ningún país del mundo. Significó una ganancia de alrededor de 5 mil millones”, acusó.