Contactanos

 

Taim-Lain

PRI pierde terreno; sólo conserva 42% de alcaldías del EdoMex

De 1990 a 2021, el Partido Revolucionario Institucional (PRI) pasó de controlar el 100% de las 125 alcaldías en el Estado de México, a únicamente 41.6%, es decir 52 alcaldías, de las cuales 30 fueron logradas en alianza y 22 en solitario.

Según recuerda Esteban David Rodríguez, en su publicación para Milenio, a lo largo de su historia, el PRI ha sido renuente a la observancia de la ley para seguir ganando y reteniendo ayuntamientos.

Sin embargo, luego de la creación de un órgano electoral local en 1995, se abrió una opción para que la oposición de izquierda y derecha fuera ganando piezas, de forma paulatina y creciente.

En 1996, el PRI perdió por primera vez 51 municipios frente a otros partidos. Antes de ese momento, en ningún proceso electoral había cedido más de una docena.

Según David Rodríguez, conforme fue avanzando el tiempo, la permanencia opositora en las alcaldías por varios periodos “ocasionó formaciones de corte caciquil de signos distintos al PRI, tanto del PAN como del PRD”.

Estos disputaron al PRI el dominio municipal “emulando con fidelidad sus prácticas: apoyo a las campañas con recursos de los propios ayuntamientos, compra de votos, creación de clientelas con padrones de programas sociales, entre otros instrumentos extralegales”.

De esa forma ganaron fuerza algunas formaciones “perredistas de corte caciquil”, como Nezahualcóyotl, Texcoco y Tultepec, o algunas panistas, como Tlanepantla y Naucalpan, por mencionar los más importantes.

Anuncio publicitario. Siga deslizando para continuar leyendo

Aunque también hubo momentos como el ocurrido en el 2000, cuando el PAN logró 30 alcaldías, varias de las cuales conformaron el célebre “corredor azul”, un grupo de municipios entre los más ricos y poblados del Valle de México, que después perdería y recuperaría hasta 2018.

En 2006, por su parte, los partidos de izquierda sumaron 46 ayuntamientos.

En tres ocasiones, el PRI tuvo oportunidad de recuperarse:

  • 2009 – logró 77.6% de las presidencias municipales
  • 2012 – 75%
  • 2021 – 41.6%

A través de los años

David Rodríguez recuerda cómo en 1990 aún estaba muy reciente la cuestionada elección presidencial de 1988, la cual se había vivido bajo la sospecha de fraude electoral a favor del priísta Carlos Salinas de Gortari.

Aún así, ese año el PRI obtuvo 116 de 121 alcaldías, el PAN se quedó con Cuautitlán y San Martín de las Pirámides, y el PRD logró tres ayuntamientos: Chiconcuac, Texquiquiac y Cocotitlán.

En 1993, cuando quedó electo Emilio Chuayffet como gobernador de la entidad, el PRI obtuvo 109 de los 121 ayuntamientos, el PAN seis, el PRD tres, el PFCRN dos y el PARM uno.

Sin embargo, en 1996, la oposición logró la primera victoria contundente, gracias a la creación, en 1995, del Instituto Electoral del Estado de México (IEEM), un organismo autónomo de los partidos políticos y con consejeros ciudadanos.

Esta reforma permitió un terreno con competitividad electoral que, a su vez, redundó en la primera caída drástica para el priismo mexiquense en elecciones municipales.

Anuncio publicitario. Siga deslizando para continuar leyendo

El PRI conservó 71 alcaldías y perdió en 51 municipios. El PAN obtuvo 23, entre ellos los más poblados y con mayor economía; el PRD se quedó con 25.

En el 2000, en plena avalancha foxista, el Estado de México aportó 2.23 millones de votos al PAN y, aunque el PRI no perdió tanto en cuestión cuantitativa, permaneció con 69 municipios, sí se vio afectado cualitativamente.

El PAN obtuvo 30 palacios municipales, entre ellos Toluca y Ecatepec, y amplió su “corredor azul”, es decir los municipios del Valle de México que rodean a la capital mexicana.

Por su parte, el PRD obtuvo 21 ayuntamientos.

Para 2003, el PRI apenas perdió una alcaldía más, quedando en 68, el panismo pasó de 30 a 24, el PRD logró 23, el PT se quedó con cuatro y Convergencia con tres.

En 2006, ante la expectativa de una elección con altos niveles de competitividad, se incitó a la formación de alianzas opositoras amplias e incluso “antinaturales”, en las que se vio al PAN y al PT unirse, pese a estar cada uno en los extremos opuestos del abanico ideológico.

Y, aunque el PRI se alió con el PVEM, pasó de tener 68 a 55 presidencias municipales el 33% del total, teniendo por primera vez menos ayuntamientos que sus adversarios.

Anuncio publicitario. Siga deslizando para continuar leyendo

La oposición se había quedado con 70 de los 125 palacios municipales: PAN con 27, y la izquierda había conseguido 43 alcaldías, incluyendo, por primera vez, Ecatepec, la mayor reserva de votos del estado.

En 2009, con Enrique Peña Nieto perfilándose hacia los presidenciables, el dominio del PRI regresó y logró 97 de los 125 municipios y, en 23 más, quedó en segundo lugar. El PAN se quedó con 13 alcaldías, y los partidos de izquierda con 15.

Al llegar Peña Nieto a la Presidencia, en 2012, el PRI se quedó con 94 municipios, el PAN con 16 y la izquierda regresó a dos alcaldías emblemáticas: Nezahualcóyotl, con Juan Zepeda, y Texcoco, con Delfina Gómez.

Aún cuando en 2015 la popularidad de Peña se encontraba en declive, el PRI logró mantener 84 ayuntamientos, aunque solo 26 fueron en solitario.

Para 2018 la aplastante ola obradorista de la elección Presidencial llegó también al Estado de México.

 

El partido guinda logró 56 ayuntamientos, el nivel más alto para la izquierda en elecciones municipales hasta ahora, llevándose alcaldías como Ecatepec, Tlanepantla, Toluca, e incluso Atlacomulco, cuna del grupo político que dio más gobernadores mexiquenses en el siglo XX y alcanzó su clímax con Peña Nieto.

Pos su parte, el PRI alcanzó su más bajo histórico, con 21 ayuntamientos, en su mayoría de baja densidad poblacional y escasa relevancia económica.

Anuncio publicitario. Siga deslizando para continuar leyendo

La alianza entre el PAN, MC y PRD logró el segundo lugar en la contienda, con 29 municipios ganados, entre ellos Huixquilucan o Nezahualcóyotl.

Para 2021, las coaliciones de Morena consiguieron 12 de las 15 gubernaturas disputadas, mientras que San Luis Potosí se quedó en manos de la coalición entre PVEM y PT.

Para el Estado de México, Morena logró quedarse con el oriente: 28 municipios, entre ellos Chalco, Ixtapaluca, Texcoco, Chicoloapan, Chimalhuacán, Tecamac, Acolman, Nezahualcóyotl, Atlautla y Ozumba.

Mientras tanto, la alianza PAN-PRI-PRD se quedó con  78 de los 125 municipios, entre ellos Atizapán de Zaragoza, Tlanepantla, Naucalpan, Huixquilucan, Coacalco y Cuautitlán.

Por su parte, el PRI solo obtuvo 52 municipalidades, 30 en alianza y 22 en solitario; el PAN 18, 14 en alianza y cuatro en independiente

De los 17 municipios restantes, seis fueron para MC, seis para el PVEM y cinco entre Fuerza por México, PES y Redes Sociales Progresistas.

Polemón
Escrito por

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Támbien te puede gustar

UIP

Bajo la presidencia del calderonista Reyes Rodríguez Mondragón, “Latinus”, medio opositor al Presidente AMLO recibió miles de pesos del Tribunal Electoral del Poder Judicial...

LMDP

Este viernes falleció Rafael Elías, el analista político de derecha y ex asesor del expresidente Vicente Fox Quesada. Elías, conocido por su colaboración en...

Crónicas

No estaba Andrés Manuel López Obrador. Fue raro. He asistido a decenas de mítines y marchas y siempre ha estado él. Desde cuando el...

Taim-Lain

Desesperada por ir abajo en las encuestas y tener menos visibilidad en el arranque de su campaña presidencial, Xóchitl Gálvez Ruiz, candidata presidencial del...