Contactanos

 

Crónicas

Matar con segundas intenciones | ALACRANES

Por: Serapio Bedoya Arteaga

30 de mayo de 2015.- ¿Alguien me recuerda? En los años dorados de la rebelión zapatista fui coautor de una columna semanal llamada El Tonto del Pueblo, que La Jornada publicó de octubre de 1995 a diciembre de 2000. Era un espacio dedicado a la que para la izquierda en el mundo parecía una revolución sin precedentes, inédita por su originalidad, que desde sus inicios le resultó funcional al régimen del partido único.

El 15 de mayo de 1994, dos días después de ser apaleado por el encomendero Diego Fernández de Cevallos en el primer debate entre candidatos presidenciales habido en México desde la Edad de Piedra, Cuauhtémoc Cárdenas llegó a la Selva Lacandona (su cálculo era que si perdía el debate se repondría al ser recibido por los mayas insurrectos de Chiapas). Sin embargo, para su desventura, fue vapuleado, con mayor saña aun, por el subcomandante Marcos.

Cárdenas había ganado la Presidencia de la República en las elecciones de 1988, pero la Presidencia de la República le impidió asumir el poder. Salinas de Gortari, que gracias a ese histórico fraude inauguró su dictadura invisible (al frente de la cual sigue hasta hoy) nada temía más que el hijo de Lázaro Cárdenas volviera a concitar el fervor de las masas y por segunda vez pusiera en riesgo el dominio hegemónico del PRI. Tres meses antes de los comicios del 21 de agosto, Marcos se encargó de liquidarlo.

No mucho más tarde, a través de sus hombres de confianza (Liébano Sáenz y Esteban Moctezuma), el presidente electo Ernesto Zedillo se puso en contacto con Marcos a través del periodista Epigmenio Ibarra. Epi estaba haciendo un documental sobre el alzamiento y entraba y salía de la selva con frecuencia. La primera persona que veía sus rollos recién filmados era Salinas de Gortari, por intermediación de Carlos Payán, en Los Pinos.

Algunos sostenemos, y moriremos creyendo, que Zedillo eliminó a Luis Donaldo Colosio para quedarse con la Presidencia de la República, y de pasó convirtió en culpable a Salinas, a los ojos de todo el país. Salinas –está documentado– tenía que devaluar el peso (estaba a 3.50) antes de terminar el sexenio, pero en venganza contra Zedillo, aprovechó el bajo precio del dólar para comprar millones de divisas y saquear las reservas del Banco de México.

Salinas, Zedillo, Macos, Cárdenas

Zedillo –también está documentado– le pidió en todos los tonos que devaluara. Salinas se negó en redondo. Y fue entonces cuando Zedillo acudió a Marcos en pos de ayuda. Me consta –porque además están publicadas– que hubo un intercambio de cartas entre Zedillo y Marcos. Al margen de esos papeles, el presidente electo y el subcomandante cocinaron la maravillosa segunda ofensiva del EZLN, que “estalló” el 19 de diciembre de 1994.

Aquel día, en 40 “municipios autónomos”, redibujados en el mapa oficial de Chiapas por los comandantes indígenas, los rebeldes se quitaron sus ropas de campesinos, se pusieron sus uniformes de soldados insurgentes, taparon los caminos con árboles recién cortados y el EZLN, vía comunicados de su vocero y estratega militar, proclamó que sus tropas “habían atravesado las líneas enemigas, sin disparar un solo tiro” para ampliar exponencialmente el área de influencia de la revolución más asombrosa de nuestro tiempo. A la mañana siguiente, Zedillo devaluó el peso.

Marcos se arrepentiría de haberse prestado a este juego y acabaría por calificar a Zedillo de “traidor”. Nadie lo entendió en su momento. ¿Por qué si era su enemigo además era traidor? Detrás del montaje de la “segunda ofensiva del EZLN” había otras cosas en juego. Los zapatistas exigían que renunciaran los gobernadores electos de Chiapas y Tabasco, Robledo y Madrazo, y un sinfín de cosas más. Enviado por Los Pinos, Epigmenio Ibarra se presentó el 8 de febrero de 1995 con un mensaje que –no sabía– era una trampa.

Liébano Sáenz rogaba al Sup que se acercara a Guadalupe Tepeyac para reunirse con el flamante secretario de Gobernación, Esteban Moctezuma. Y pese a que estaba en las cañadas del otro lado de la selva, viajó toda la noche y llegó puntual a la cita. Esteban Moctezuma, en cambio, no llegó. Ni siquiera estaba al tanto de lo que sucedía.

Lo que Zedillo quería saber era dónde estaba el subcomandante. Y el 10 de febrero, al alba, la maquinaria de guerra del ejército mexicano tomó a sangre y fuego Guadalupe Tepeyac (el general Arrieta, que iba con la cabeza de fuera en un tanque, murió de un balazo en la frente) mientras Marcos se remontaba a las montañas para ponerse a salvo.

Macabras lecciones

Zedillo aprendió a utilizar la violencia para justificar sus fracasos en las finanzas y los cambios en la composición de su gabinete. La matanza de campesinos en el paraje Aguas Blancas del estado de Guerrero, la matanza de supuestos guerrilleros en El Charco, municipio de Ayutla de los Libres, también en Guerrero; la matanza de zapatistas en El Bosque, Chiapas, y la más espantosa de todas, la de 47 hombres, mujeres, ancianos y niños, en Acteal, fueron llevadas a cabo con segundas intenciones.

Con la de Aguas Blancas se quitó de encima al gobernador de Guerrero, Rubén Figueroa Alcocer, y al secretario de Gobernación, Esteban Moctezuma, al que sustituyó por Emilio Chuayffet. Con las de El Charco y El Bosque justificó una brusca devaluación del peso. La de Acteal le sirvió de pretexto para militarizar los Altos de Chiapas y sustituir a Chuayffet por el tonto de Francisco Labastida Ochoa, a quien a su vez nombraría candidato del PRI a la Presidencia de la República para entregarle la Presidencia de la República al no menos tonto de Vicente Fox.

¿Qué tienen que ver estos recuerdos con nuestros días? Muchísimo. Atarantados como estamos en las idas y vueltas de la campaña electoral más desangelada y sucia que se recuerde en el corto plazo, no reparamos en que las finanzas públicas son un desastre y algunos predicen que se avecina un tornado, como el que devastó a Ciudad Acuña, Coahuila, pero en materia económica.

Otros vaticinan que los movimientos populares de Guerrero y Oaxaca serán ahogados en un baño de sangre después de las votaciones del 7 de junio. Andrés Manuel López Obrador llamó al GDF a evitar un fraude electoral en las delegaciones capitalinas a favor del PRD y anticipó que, si Mancera no detiene la compra de votos, Morena desconocerá los resultados.

Una parte de los indignados hará lo imposible para que no haya elecciones. Otra parte saldrá a votar por Morena, o por los candidatos locales que le parezcan más atractivos. El PRI no vacilará en llevar a cabo un megafraude. El INE es a todas luces incapaz de conducir un proceso que va a desembocar en la antesala de lo más parecido a la guerra civil. La violencia de los inconformes será reprimida por la furia criminal de Peña Nieto. Y si las lecciones de Zedillo se ponen en práctica, las nuevas matanzas justificarán la debacle económica.

Imagen del "enfrentamiento" entre policía federal y presuntos miembros del crimen organizado, en Tanhuato, Michoacán, el pasado 22 de mayo.

Imagen del “enfrentamiento” entre policía federal y presuntos miembros del crimen organizado, en Tanhuato, Michoacán, el pasado 22 de mayo.

Agradezco a los compañeros de Polemón la oportunidad de regresar al periodismo, ahora con una columna propia. Aunque no vivo en la ciudad de México, sino en esta islita conocida como Alacranes, frente a la costa de Yucatán, procuro mantenerme informado por Internet y por los periódicos que traen los barcos provenientes, a veces, de Cabo Teche, y a veces de Cabo Catoche. Espero colaborar con regularidad. Saludos.

7 Comentarios

7 Comentarios

  1. Avatar

    sergio ruiz

    30 mayo, 2015 at 1:38 pm

    Bienvenido esperamos tus colaboraciones
    Saludos

  2. Avatar

    Pasaba por aquí

    30 mayo, 2015 at 5:42 pm

    Muy interesante peeeero…sin mostrar los documentos (que dices que existen) y otras pruebas esto queda como un chisme muy bien escrito, pero a fin de cuentas sólo chisme.

  3. Avatar

    Melody

    31 mayo, 2015 at 11:40 am

    Matar, por el placer macabro de matar, como primera intención y como segundas intenciones, todas las que se puedan.

  4. Avatar

    Alejo Carpentier

    31 mayo, 2015 at 9:03 pm

    Que nota más paramilitar y carente de pruebas… Los Morenos ya no saben que hacer para desprestigiar los verdaderos movimientos de izquierda, trastocar la historia y con ello encubrir su cochinero… Por otra parte, La Jornada nuevamente da cuenta de su papel como periódico de derecha que se presta al que más dinero ofrezca… En pocas palabras, una porquería de nota… Así que, señor Serapio Bedoya Arteaga, por favor no vuelva a escribir, disfrute de su isla caribeña que acá ya tenemos bastante con los espurios del PRI-MORENA-PAN-VERDE-PRD et. al. que son la misma chingadera.

  5. Avatar

    susana avilés iturbe

    1 junio, 2015 at 9:44 am

    Felicidades! y a cuidarse….!

  6. Pingback: ¿Y después de las elecciones? | ALACRANES | Polemon

  7. Avatar

    Jacobo Ramírez

    14 junio, 2015 at 7:08 pm

    Es curioso que llamen “periodismo” a la ficción de mala calidad. El autor asegura que las supuestas cartas entre Zedillo y Marcos “fueron publicadas”, pero pues tal cosa no ocurrió, de hecho, todo el asunto que se relata aquí es un invento completamente nuevo, no parece existir evidencia hemerográfica alguna que soporte siquiera que existiese este chisme en tiempos pasados.

    Me parece sitios como polemon.mx están dejando a un lado a periodistas de verdad, que cuentan con fuentes confiables, datos y evidencias que forman al verdadero periodismo, por sujetos que escriben mala ficción en base a inventos inverosímiles que resultan escandalosos y quizás atraigan visitas (y click en publicidad) pero que no aportan nada a la labor de comunicación y revelación de la verdad. Una pena.

Deja un comentario


Suscríbete a Polemón por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para recibir notificaciones de nuevas entradas.

Támbien te puede gustar

LMDP

El Presidente Andrés Manuel López Obrador explicó hoy durante su conferencia matutina, el acuerdo publicado sobre los proyectos de infraestructura de su gobierno y ante...

LMDP

Durante la visita del Presidente Andrés Manuel López Obrador en la Cumbre de Líderes de América del Norte, en Washington, Estados Unidos, el periodista...

LMDP

Los pañales de la empresa Kimberly-Clark de Claudio X. González Laporte, el padre de Claudio X. González Guajardo, pasaron de los 225.33 pesos en...

LMDP

La aerolínea Viva Aerobus ya está lista para despegar desde el Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles y sería una de las primeras en estrenar una...

A %d blogueros les gusta esto: