Armando Hinojosa, dueño de la constructora Grupo Higa, se comunicó hace unas semanas con el ex presidente Enrique Peña Nieto, según reveló el medio La Política Online.

En esa plática, Peña Nieto le dijo que Santiago Nieto seguía de cerca a Luis Videgaray y que su ex jefe de Oficina, Aurelio Nuño, habría llevado información sensible a Palacio Nacional.

Hace un mes, durante una reunión del círculo presidencial se mencionó que la Fiscalía General investigaba ciertos trayectos de avión hechos por Videgaray entre Estados Unidos, Centroamérica y Europa, entre 2019 y 2020.

Esta información coincide con que, en diciembre, Nuño tuvo una reunión de alto nivel en el Gobierno. Al ex funcionario se le tiene buena consideración dentro del Gobierno de AMLO, pues él mismo orientó a Esteban Moctezuma para hacer la contrarreforma educativa.

José Antonio Meade y Aurelio Nuño. Foto: Especial

Por esa razón no se dieron a conocer nuevos detalles sobre la pesquisa que apuntaba a conocer irregularidades en la entrega de becas Conacyt durante el Gobierno pasado.

Con Nuño en escena, podría haber problemas para el sector del Gobierno de Peña Nieto que hasta ahora ha librado cualquier frente judicial, a excepción de Emilio Lozoya, quien desde hace meses se le ve más tranquilo, gracias a sus acuerdos de testigo protegido.

Cabe recordar que Nuño y Videgaray terminaron muy mal en 2018, cuando José Antonio Meade expulsó a la consultora Alejandra Sota, a quien tachaba de incompetente, pero que era pieza clave de Videgaray. También le daba malos tratos a Alejandra Lagunes, actual senadora, y gente de Videgaray.

En octubre de ese año, Nuño se fue de viaje tras la catastrófica campaña del PRI y, al tratar de acercarse nuevamente a Videgaray, su principal promotor, se dio cuenta que la relación ya nunca sería la misma.

Aurelio Nuño, ex secretario de Educación. Foto: Especial.

Hace poco, Nuño intentó reaparecer en el PRI, pero Alejandro Moreno Cárdenas no se lo permitió, bajo el argumento que varios hombres de negocios, como Carlos X. González, fueron maltratados por Nuño cuando él era jefe de la Oficina de Presidencia.