Los actos de corrupción ocurridos durante el sexenio de Enrique Peña Nieto no dejan de salir a la luz, aún cuando hace dos años se terminó su gobierno.

Ahora se ha dado a conocer que su ex esposa y Primera Dama, Angélica Rivera, y su hermana, Adriana Rivera, cobraban del erario público a través de la empresa Actidea S.A de C.V, fundada en 2005.

A través de su columna en El Universal, el periodista Salvador García Soto da cuenta de cómo mediante esta empresa, especializada en la organización de eventos, Adriana Rivera operaba para que sus socios aparecieran como los contratistas y cobraban jugosos contratos que compartían con ella y su hermana Angélica.

Actidea, propiedad de Eduardo Gama y Alfredo Gatica -yerno del expresidente Carlos Salinas de Gortari- recibió millonarios contratos que le otorgaban de todas las dependencias del Gobierno Federal para la organización de los eventos importantes del presidente, las secretarías y los organismos públicos.

García Soto revela que, a través de un acuerdo con Angélica Rivera, la exclusividad de los grandes eventos del Gobierno Federal, desde las cinco ceremonias del Grito de Independencia -por las que cobraba en promedio 18 millones de pesos- hasta la organización y la logística de eventos de la Presidencia, la Secretaría de Hacienda, entre otras.

La mayor parte de estos contratos se otorgaron por adjudicación directa, sin licitación, pese a que sus tarifas y cotizaciones siempre eran de hasta dos o tres veces más de lo que cobraban otras empresas especializadas.

Además, según el periodista, tan sólo hasta 2016 -según información de SinEmbargo-, Actidea había facturado cerca de 500 millones de pesos por contratos para eventos gubernamentales, más lo que sumó en los dos años restantes del Gobierno de Peña.

Enrique Peña Nieto y Angélica Rivera. Foto: Especial

Durante las administraciones de Vicente Fox y Felipe Calderón, Actidea apenas había conseguido 10 contratos:

  • Uno en 2006
  • Cinco en 2009
  • Cuatro en 2012

Por los cuales había facturado 47 millones de pesos.

No obstante, en 2013, primer año del Gobierno de Peña, ya contaba con contratos por 180 millones de pesos y, tres años después, en el Portal de Obligaciones y Transparencia (POT) del Gobierno Federal, la empresa ya aparecía con 97 contratos, de los cuales 88 fueron por adjudicación directa y montos de pagos de hasta 500 millones de pesos.

Según la columna, ex funcionarios de alto nivel del sexenio pasado le confirmaron que Actidea fue la compañía “fachada” que encontró la familia de Angélica Rivera para hacer negocios millonarios durante toda la administración.

“No había evento importante, para el gobierno federal y la Presidencia, que no se le ecargara a esa empresa que era la encargada de organizar los eventos y compartir las ganancias con sus ‘madrinas’ en el gobierno”, menciona.

Agrega que tan sólo la Secretaría de Hacienda, a cargo de Luis Videgaray, le otorgó en 2016, 12 contratos por un total de 19 millones de pesos por adjudicación directa, entre los que estaban eventos para la “Presentación de las Reformas Financiera y Hacendaria”, así como Foros del Plan Nacional de Desarrollo.

Por su parte, el Sistema de Administración Tributaria (SAT), le otorgó dos contratos a la empresa recomendada desde Los Pinos para un evento llamado “Juntos contra la Ilegalidad”, así como uno por sus 18 años de creación.

Y eso no fue todo: el SAT también le condonó a Actidea SA de CV el pago de una multa por 167 mil 958 pesos, pese a los millonarios ingresos que había logrado por parte del gobierno.