Felipe Calderón se quiso hacer el inocente y subió a su cuenta de Twitter una fotografía de la visita de Andrés Manuel López Obrador (AMLO) a la región de Badiraguato, insinuando que el personaje que se ve atrás del tabasqueño es Aureliano Guzmán Loera, hermano del narcotraficante Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán. 

Sin embargo, Beatriz Gutiérrez Müller corrigió  al ex presidente y le dijo que el hombre detrás de AMLO es un médico de Villa Unión, Sinaloa, por lo que además le exigió un alto a sus noticias falsas.

“El señor de la foto (omitimos su nombre) es en realidad un médico de Villa Unión, Mazatlán”, escribió Gutiérrez Müller en su cuenta de Twitter.

Y aunque la esposa de López Obrador hizo la aclaración, Felipe Calderón no borró el tuit. Por el contrario, continuó en un tono ofensivo.

Usuarios de redes sociales contestaron la publicación Calderón Hinojosa con la misma fórmula. Exhibieron fotografías de él,  con Genaro García Luna —preso en Estados Unidos por vínculos con el Cártel de Sinaola— cuidándole las espaldas. 

También Andrés Manuel López Obrador se refirió al tuit de Calderón en su conferencia mañanera y dijo al respecto que sus adversarios están desatados por lo que recurren a Fake News para atacarlo. 

“Hay toda una epidemia hablada de noticias falsas. Están actuando con operativos y robots, y ahora sí que como decía Chico Ché, quien pompó. Ayer hasta Calderón puso que comí con el hermano de Guzmán Loera y era un médico del Seguro, a lo mejor hoy me ofrece disculpas”, señaló. 

Sostuvo que “al pueblo se le puede mentir una vez, dos veces, pero no se le puede estar mintiendo siempre”, y aseguró que por el contrario, la ciudadanía está “feliz, feliz, feliz”.

“El pueblo está unido, feliz, feliz, feliz, aunque se piense de otra manera. Lo sé porque yo ando abajo, a ras de tierra y sé el sentir. No hay malestar contra el gobierno, no hay mal humor social, no existe eso”, indicó.

Tras la tremenda tunda recibida por AMLO y Beatriz Gutiérrez, Felipe Calderón volvió a retuitear ante el señalamiento de López Obrador, pero otra vez se quiso mostrar como el héroe que salvó a México de un contagio masivo del virus de la influenza.

Aunque esta vez ya no fue el mismo bravucón de antes y terminó pidiendo tregua.