Movimiento Ciudadano (MC) en Jalisco podría llevarse una de las peores derrotas en el próximo periodo electoral y la culpa de ello la tiene nada más y nada menos que el gobernador de esa entidad, Enrique Alfaro Ramírez, quien a pesar de todo el despilfarro de recursos que ha hecho para posicionar su imagen como potencial presidenciable en el 2024, no termina por convencer. 

Vale decir que el despilfarro incluye entrevistas pagadas y a modo con conductores de radio y televisión, y hasta presentadores de música (hasta julio del 2020 superaba los 80 millones de pesos de acuerdo con un reportaje de Proceso). Sin embargo nada ha sido suficiente para que MC pueda preservar su dominio en la Zona Metropolitana de Guadalajara. 

No son pocos los medios de comunicación que han dado cuenta de esa realidad que niega rotundamente el gobernador jalisciense. El portal La Política Online (LPO) señala que el bajo nivel de aprobación de Enrique Alfaro en Jalisco ya inquieta a los candidatos de MC en diversos municipios de la entidad.

“Una gestión de la pandemia con claroscuros y el drama de la seguridad que tuvo su pico con el asesinato del ex gobernador Aristóteles Sandoval han minado la imagen positiva de un mandatario que se muestra encapsulado, poco proactivo y por momentos sin demasiada respuesta”, señala el medio digital.

Aristóteles Sandoval y Enrique Alfaro. Foto: Especial

LPO menciona una acelerada fuga de cuadros, principalmente hacia Morena y espacios ciudadanos. Detalla que Morena en Jalisco no está precisamente organizada, pero es tal el aborrecimiento a los naranjas que “la boleta de Morena solo se favorece de esa catarsis del votante”.

Uno de ellos es Pablo Lemus, actual alcalde de Zapopan, quien podría pasar a las filas de Morena para competir por la presidencia municipal de Guadalajara.

Alfaro está al tanto de eso, dice el portal, y es casi un hecho que perderán tres municipios: Puerto Vallarta, Tlaquepaque y Tonalá en la zona metropolitana.

A esto se agrega un panorama incierto en Guadalajara y Zapopan, donde observan con temor una pérdida de voluntades, ante la postulación de Pedro Kumamoto en este último municipio.

Pedro Kumamoto. Ilustración: El Universal

LPO señala que en Vallarta, escenario del crimen de Sandoval, “la ventaja de Morena es arrasadora,  sea candidata Carla Esparza o Francisco Sánchez Peña”. 

En tanto que Tonalá y Tlaquepaque están en situaciones similares, pues la alcaldesa de este último, María Elena Limón es la peor calificada del estado en diversos sondeos y ni siquiera se encuentra en posición de poder impulsar un sucesor. A esto se agregan sus tensiones constantes con Alfaro.

En Tonalá es casi un hecho que  MC será desplazado. Lo que no se sabes es si será  Morena o el PRI, quien se lleve el triunfo electoral.

Las consultoras ya están midiendo las preferenciales electorales y una de ellas es la casa encuestadora Demotecnia que durante diciembre pasado (del 5 al 9) aplicó 600 entrevistas en Guadalajara y 600 en Zapopan con el objetivo de medir el pulso electoral rumbo a los comicios que se llevarán a cabo el 6 de junio. El resultado: Morena se encuentra a la cabeza para llevarse ambas alcaldías.

El estudio señala que el posible candidato de Morena en Guadalajara sumó 34.8 por ciento; mientras que el contendiente más cercano sería Ismael del Toro, actual alcalde quien busca la reelección, aunque sólo tuvo el 24.5 por ciento.

En  Zapopan, Morena tiene el 35.4 por ciento de las intenciones; y con un 22.6 por ciento,  Movimiento Ciudadano, se colocó en la segunda posición.