Tras el fracaso de FRENAAA en su intención de que el Presidente Andrés Manuel López Obrador renunciara a la Presidencia, la organización anunció su salida del Zócalo de la Ciudad de México.

En un video publicado en la red social Youtube, el líder moral de FRENAAA,  Gilberto Lozano anunció la salida del Zócalo porque supuestamente tiene información confidencial de que el Gobierno de Claudia Sheinbaum y de AMLO, buscan crear “un conato de violencia” para desprestigiar su movimiento.

Y también Lozano abandonó a sus propios integrantes de FRENAAA, que no pasan de una decena y aún permanecen en las casas de campaña en el Zócalo.

“A partir del lunes nos deslindamos como FRENAAA de cualquier persona que por capricho desee mantenerse ahí con una casa de campaña. Eso ya no tiene nada que ver con FRENAAA, todos los servicios serán cancelados”.

La organización de extrema derecha emitió un comunicado donde anunció que se iba “temporalmente”, y que lo hacían porque había “reventadores” que los “intimidaban”, y que, afirman, estaban pagados por el gobierno.

Lozano incluso admitió que las cosas se salieron de control al interior del campamento y reconoció que nunca hubo una presencia importante de personas ocupando las casas de campaña que fueron instaladas y jamás se ocuparon en la plancha del Zócalo, pues desde el primer día, estuvieron vacías.

Sin embargo lo que no dijo Gilberto Lozano fue que esta semana hubo un hecho al interior del campamento de FRENAAA que causó un impacto tremendo en sus propias filas, pues Arturo Escobedo Maya, uno de sus integrantes, fue acusado por una mujer al interior del campamento de haberla agredido sexualmente, por lo cual fue detenido por las autoridades capitalinas.

De acuerdo con un comunicado de la Fiscalía de la Ciudad de México, “el detenido de 45 años habría realizado tocamientos de tipo sexual contra la víctima mientras se encontraba en el campamento de FRENAAA, que se mantiene en la Plaza de la Constitución desde finales de septiembre”.

No obstante, los de FRENAAA afirmaron que a uno de sus integrantes fue acusado falsamente de cometer un delito, y que era inocente. Y dicho acto lo consideraron un elemento de la “dictadura chavista en ciernes”.

Pero este no ha sido el único hecho de violencia ocurrido al interior del campamento. El pasado 5 de noviembre, un hombre bajo los efectos del alcohol, intentó llevarse a dos niños de 5 y 7 años, al ser descuidados por un adulto que los dejó durmiendo solos en una de las casa de campaña.

Afortunadamente, los elementos de la Policía de la Ciudad de México que resguardan el campamento para evitar confrontaciones, se percataron del hecho y al no acreditar la paternidad del hombre en estadio de ebriedad y darse cuenta de que los menores no querían irse con él, evitaron la sustracción y detuvieron al sujeto.

Al final de su mensaje, Gilberto Lozano anunció que harán una multitudinaria manifestación el próximo sábado 21 de noviembre, y que no descansarán hasta expulsar a AMLO del poder.

Durante todos su estancia en el zócalo, era evidente que buena parte de la casas de campaña estaban vacías, y  muy poca gente era la que realmente dormía en las carpas.