En distintos medios de comunicación muchos opinólogos advertían que el Gobierno de Andrés Manuel López Obrador (AMLO) no tocaría al ex presidente Enrique Peña Nieto y lo dejaría vivir en paz, lejos ya de los reflectores.

Sin embargo, este jueves el diario Reforma dio a conocer que la Fiscalía General de la República (FGR) señala al ex mandatario como el “autor mediato” de delitos de cohecho y traición a la patria por el caso Odebrecht.

De acuerdo con la información publicada con base en la solicitud de orden de aprehensión contra Luis Videgaray, la FGR considera que Peña Nieto, quien ocupó el máximo cargo público del país entre el 1 de diciembre de 2012 y el 30 de noviembre de 2018, cometió los ilícitos utilizando como “instrumento” a Videgaray Caso y a Emilio Lozoya Austin, ex director de Pemex.

“Enrique Peña Nieto jugó un papel central en la comisión de los delitos de Cohecho, Traición a la Patria y Delito Electoral, lo cual puede asumirse sobre la base de proposiciones empíricas generales. Él (…) contaba con su propio aparato de poder criminal, con cuya ayuda implementó una estrategia de cooptación de la voluntad de los legisladores encargados de la aprobación de sus reformas estructurales en materia energética”, se lee en el documento.

Según las consideraciones de la FGR, el delito de cohecho se realizó cuando, por órdenes de Peña Nieto, Luis Videgaray Caso, quien entre 2012 y 2016 se desempeñó como secretario de Hacienda, distribuyó, a través de “interpósitas personas”, 121 millones 500 mil pesos a los ex legisladores panistas Ernesto Cordero y Jorge Luis Lavalle y al priista David Penchyna, así como al entonces dirigente del PAN y posterior candidato presidencial Ricardo Anaya.

En el documento, Videgaray aparece como “autor material”. Pero, según el texto de Reforma, Peña fue “el orquestador y promovente de las acciones delictivas”.

La FGR argumenta que el delito de traición a la patria se da porque,  con el impulso de las llamadas “reformas estructurales” se benefició a empresas extranjeras como Odebrecht, a costa de los recursos naturales del país que son propiedad de la Nación, pues éstas podrían aprovecharlos y explotarlos.

Alejandro Gertz Manero, titular de la FGR. Foto: Especial.

Este miércoles, el presidente Andrés Manuel López Obrador dijo que la Fiscalía “ya se tardó” con el caso de corrupción que vincula a la élite de Peña Nieto y Videgaray. Sin embargo, también expresó su confianza en el fiscal Alejandro Gertz Manero.

“Tenemos que actuar con responsabilidad y tener confianza en el trabajo que está haciendo la Fiscalía. Yo aquí aprovecho para decir que le tengo confianza al fiscal. Quisiera yo, pero entiendo que no es posible a veces, que se avanzara más rápido. Ahora sí que justicia pronta y expedita porque se están tardando, pero le tengo confianza al Fiscal”, dijo el tabasqueño.

Calificó a Gertz Manero como “un hombre íntegro y recto”, pero subrayó que “están tardando en la elaboración de toda la averiguación, toda la indagatoria, la presentación de los recursos ante los jueces”.

“Ya ha pasado tiempo, sin embargo, hay esa confianza que es muy importante. La justicia tarda, pero llega. En eso confío. También que no haya venganzas, que no haya juicios sumarios, que no se inventen delitos, que todo sea de acuerdo a la ley, que se presenten pruebas, que no sea un espectáculo, lo que hacían antes”, añadió el presidente mexicano.