México es un país que se transforma, donde decrece la violencia, que tiene finanzas en orden y donde la pobreza se ataca de forma eficaz. Esas fueron algunas de las afirmaciones de Enrique Peña Nieto al dar a conocer su Tercer Informe de Gobierno, con un escenario en el que 66 % de la población reprueba su administración, la calificación de rechazo más alta de su sexenio.

El mensaje a la Nación tuvo un momento, al principio, de excusas y disculpas; luego vinieron las cifras y mensajes de que México va mejor, siguieron las propuestas, y al final un ataque a Andrés Manuel López Obrador, sin mencionar su nombre, aludiendo Peña Nieto que el país se salvó (con su llegada al poder) de saltar al vacío en el año 2012, cuando fueron las elecciones presidenciales.

Fue una sutil forma de salir al paso de sus detractores, haciendo alusión de que, a pesar de todo, su paso por la Presidencia es lo mejor que pudo haberle pasado a México, con la advertencia de que no va a cambiar el rumbo.

“Mi responsabilidad como Presidente de la República es avanzar sin dividir; reformar sin excluir; transformar sin destruir. Esa es mi responsabilidad desde 2012, cuando México votó por un proyecto de cambio con rumbo; un cambio de fondo, a través de las instituciones”.

“Vamos a seguir por esa ruta, que es difícil y compleja, pero que es la única que nos permitirá brindar desarrollo a nuestra gente; a nuestro México, que tanto queremos…Es un principio elemental de responsabilidad democrática, perseverar en el proyecto de nación por el que votaron los mexicanos… Si hace 3 años era importante que el país no diera un salto al vacío, hoy es esencial que México no claudique en su proceso transformador”.

Peña Nieto flanqueado por los diputados Jesús Zambrano del PRD y Roberto Gil del PAN, de la "oposición". Foto: Facebook de Peña Nieto

Peña Nieto flanqueado por los diputados Jesús Zambrano del PRD y Roberto Gil del PAN, de la “oposición”. Foto: Facebook de Peña Nieto

Mea culpa

A Enrique Peña Nieto no se le dio un discurso en el que abordara de forma directa las graves crisis políticas generadas en este último año, por lo que utilizó eufemismos.

A la desaparición forzada de 43 estudiantes de Ayotzinapa le puso “hechos ocurridos en Iguala”.

A la fuga del Chapo Guzmán del Penal del Altiplano se le mencionó como “la fuga de un penal de alta seguridad”.

Al hecho de haber recibido la casa blanca por parte del grupo Higa, lo mencionó como “señalamientos de conflictos de interés”.

“El último año, ha sido difícil para México. Nuestro país se vio profundamente lastimado por una serie de casos y sucesos lamentables. Los hechos ocurridos en Iguala o la fuga de un penal de alta seguridad, nos recuerdan situaciones de violencia, crimen o debilidad del Estado de Derecho”, dijo Peña Nieto.

“Señalamientos de conflictos de interés, que incluso involucraron al Titular del Ejecutivo; así como denuncias de corrupción en los órdenes municipal, estatal y federal y en algunos casos en el ámbito privado, han generado molestia e indignación en la sociedad mexicana. Estas situaciones, son muy distintas entre sí, pero todas lastiman el ánimo de los mexicanos y la confianza ciudadana en las instituciones”.

Respecto a la baja del precio del petróleo y el alto precio del dólar, dijo que eran situaciones que responden a “fenómenos del exterior”.

“Vamos a ir hacia adelante, comprometidos con la ley, con la justicia, con el respeto a los Derechos Humanos y la integridad en el servicio público. Vamos a seguir transformando a México, con las nuevas instituciones de transparencia y combate a la corrupción”.

Angélica Rivera, sus hijas y las de Peña Nieto presentes en el tercer informe. Foto: Facebook de Enrique Peña Nieto.

Angélica Rivera, sus hijas y las de Peña Nieto presentes en el tercer informe. Foto: Facebook de Enrique Peña Nieto.

Los memes

El día no empezó de lo mejor para el Peña Nieto, al menos en cuanto a las pretensiones de mejorar su imagen como estadista. Previo a la emisión del mensaje por radio y televisión, su equipo de comunicación transmitió en vivo, a través de Periscope, el momento en el que se colocaría la Banda Presidencial, la cual estuvo a punto de caer al suelo porque se le resbaló.

La mofa no se hizo esperar, sobretodo a través de Facebook y Twitter, las redes sociales más activas en cuanto a críticas a la figura presidencial, situación que no es ajena al Mandatario, quien en su mensaje buscó justificación a los señalamientos, en el contexto mundial.

“Hay frustración y pesimismo; desencanto y malestar social en Europa, en Asia y en América; en prácticamente todos los continentes. Los medios digitales y las redes sociales reflejan estos sentimientos de preocupación y enojo; manifiestan que las cosas no funcionan y dan voz a una exigencia generalizada de cambio, de cambio inmediato”, dijo Peña Nieto.

Entonces comenzó a atacar a Andrés Manuel López Obrador, sin mencionarlo.

“De manera abierta o velada, la demagogia y el populismo erosionan la confianza de la población; alientan su insatisfacción; y fomentan el odio en contra de instituciones o comunidades enteras. Donde se impone la intolerancia, la demagogia o el populismo, las naciones, lejos de alcanzar el cambio anhelado, encuentran división o retroceso”, dijo el Presidente.

“…Hoy tenemos cimientos más sólidos para enfrentar la coyuntura internacional, y sobre todo, para edificar una nación más próspera e incluyente. Si hace 3 años era importante que el país no diera un salto al vacío, hoy es esencial que México no claudique en su proceso transformador.

Su discurso terminó asegurando que el país va en camino de convertirse en una potencia mundial.

“México se perfila ya como una de las 10 economías más grandes del mundo. Lo que esto nos dice a los mexicanos de hoy, es que nuestro país tiene todo para ser una potencia en los siguientes años”.

Más tarde, Martí Batres, el presidente nacional de Morena, contestó a Enrique Peña Nieto a través de su cuenta de Twitter:

Sobre lo dicho por Peña Nieto sobre el populismo, señaló:

Al final, lo que queda claro es que Andrés Manuel López Obrador, quien según la encuesta del diario Reforma encabeza las preferencias electorales a la Presidencia de México en 2018, se ha convertido en la principal amenaza del régimen actual encabezado por Enrique Peña Nieto, quien le dedicó un lugar estelar a mitad de su sexenio.