El 22 de marzo, de 1517, por más de cuatro años antes de la caía de Tenochtitlán, los españoles comenzaron a bordear por primera vez las costas de lo que hoy es la Península de Yucatán. En una expedición encabezada por Francisco Hernández de Córdoba, llegaron a lo que hoy es Campeche. Los mayas los recibieron bien. Ahí obtuvieron comida y llevaron agua para beber. Pero cosas de la vida: no cerraron bien las pipas y el agua se les derramó.

Como los habían tratado bien, decidieron ir nuevamente a las costas, pero un poco más al sur. Llegaron a un lugar llamado Chakanputún, al cual rebautizaron como Champotón.

Según narra Bernal Díaz del Castillo, los mayas del lugar, encabezados por Moch Couóh, defendieron sus tierras y atacaron a la expedición española. Dice el cronista:

Vinieron por la costa muchos escuadrones de Indios del pueblo de Potonchán (que así se dice) con sus armas de algodón, que les daba a la rodilla y con arcos y flechas y lanzas y rodelas y espadas hechas a manera de montantes de a dos manos y hondas y piedras y con sus penachos de los que ellos suelen usar

Mataron a más de 50 y dejaron herido a su capitán, Francisco Hernández (quien días después murió). Debido a esa batalla, que fue fuerte y fiera, los españoles llamaron a Champotón “Bahía de Mala Pelea”.

Hoy, en gira por Campeche, Andrés Manuel López Obrador, que podríamos comenzar a nombrar como el “Presidente historiador”, encabezó una entrega de apoyos en Champotón. En su discurso, hizo referencia a la frase “Mala Pelea” y a “tomen su Champotón”:

Bueno, saben ustedes, y hay que recordar la historia, aunque a algunos no les gusta, pero aquí en Champotón fue la batalla de, dicen, la Mala Pelea [que en realidad fue de] la buena pelea.

Como la expresión “toma tu Champotón” es una muestra de arrojo de alguien que no se deja, Andrés Manuel continuó su explicación

¿Saben de dónde salió eso de ‘toma tu Champotón’? De esa batalla que no pudieron los invasores. Pues es lo mismo que les estamos ahora aplicando a los corruptos: ‘toma tu Champotón’. Esa es la fórmula.

Indicó que gracias a la lucha contra la corrupción que se está dando desde el Gobierno Federal, el presupuesto rinde y alcanza. Además, afirmó que se está gastando menos en mantener al gobierno y más para “el bienestar del pueblo”.

Antes había sueldos hasta de 700 mil pesos mensuales, se rayaban, eso ganaba el director del Infonavit. Imagínense. Ya eso no existe, ya se corrigió, ya hay una ley en donde nadie puede ganar más que lo que gana el presidente, y yo me bajé el sueldo a la mitad de lo que ganaba formalmente el presidente Peña. Ya no hay atención médica privada para los altos funcionarios públicos, ¿Saben cuánto costaba? Seis mil millones de pesos darles atención médica privada a los altos funcionarios públicos, se hacían hasta cirugía plástica a costillas del erario. Eso se acabó.

El Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, en Champotón, Campeche, el 14 de abril de 2019.

El mandatario recordó que en su gobierno, la prioridad la tienen los más humildes:

Y vamos a apoyar a la gente humilde, vamos a apoyar a todos, pero se le va a dar preferencia a los más necesitados. Por el bien de todos, primero los pobres. Vamos a atender a todos, a respetar a todos, pero vamos a darle, por humanismo, atención especial a los más necesitados, a los más pobres.

Cuando iba a terminar su acto, el mandatario les pidió autorización a los pobladores de Champotón para usar el nombre (y la historia) de su poblado:

A ver, ¿me autorizan que yo diga en otras partes que le vamos a dar a la corrupción, ‘toma tu Champotón’?

La gente aplaudió, lo cual claramente evidenció que la autorización le fue concedida al mandatario.