La subcontratación laboral -o outsourcing- es una modalidad aprobada por Felipe Calderón e impulsada por Enrique Peña Nieto que resultó negativa para los mexicanos.

Según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) sobre los censos económicos de 2004 a 2019, la subcontratación fue en aumento cada año.

En 2004 fueron contratadas 1 millón 399 mil 264 personas; para 2009 la suma ya alcanzaba los 2 millones 732 mil 247 personas; en 2014 alcanzó los 3 millones 578 mil 274 personas y, para 2019, la cifra llegó a los 4 millones 685 mil 356 personas.

Es constitucional la regulación al outsourcing propuesta en el Senado? | Alto Nivel

Las principales actividades fueron las comerciales, con 33.5 por ciento, luego los servicios privados no financieros, con 27.4 por ciento, manufacturas con 25.9 por ciento y finalmente otras actividades, como pesca, minería, electricidad, construcción, transportes, entre otros, con 13.2 por ciento.

Sobre el tipo de empresas que optaron por subcontratar, el resultado fue:

  • Medianas 43.5%
  • Grandes 30.5%
  • Pequeñas 16.1%
  • Microempresas 9.9%

Además, los resultados de los censos económicos del Inegi muestran otro cambio en el mismo periodo en que el ousourcing vivió su época de oro: la del salario. En las grandes empresas, la tasa de crecimiento anual de 2014 a 2019 fue de -3 por ciento; en las pymes fue de 0.5% y en las micro, de -0.1%.

Resultados de la búsqueda de «Raul Ramírez» – Página 39 – 4 vientos

Especialistas se han referido al outsourcing como el negocio de la precariedad laboral.

“El beneficio para la empresa puede ser visible, pero el trabajador se vio afectado totalmente. Primero porque algunas empresas tomaron un doble juego en donde te contratan bajo un esquema muy bajo que es el que dan de alta al seguro social, es decir, tu salario te lo pagan directo bajo el salario mínimo y entonces las aportaciones de seguridad social que ellos hacen son muy bajas, la aportación a tu pensión es muy baja y te hacen un segundo contrato que es por honorarios asimilados o similar y al final el trabajador recibe su salario pero los beneficios totales son casi nulos”, dijo el coordinador de la Licenciatura en Contaduría y Gestión Empresarial de la Ibero, José Luis Vásquez Costa a SinEmbargo.

Bajo esta modalidad entraron los “millenials” al mercado laboral, a empleos donde ya no hay promesa de una pensión ni otros varios derechos laborales; además les ha tocado enfrentar malas condiciones laborales, porque es eso o vivir en desempleo.

Y esto no fue solo para los más jóvenes, sino que cada vez se hizo más común ver a gente de la tercera edad trabajar en malas condiciones.

Adultos mayores empacan por diversos motivos

Por ello, la semana pasada el presidente Andrés Manuel López Obrador anunció que se planea una reforma a esta forma de contratación para buscar la protección de los trabajadores de los abusos que se cometen en su contra.

Al respecto, el académico de la Ibero dijo que la intención del Gobierno no es negativa y que buscará fortalecer al trabajador, aunque queda la incertidumbre porque, si se declarara la eliminación de los outsourcings, quedarían millones de trabajadores desprotegidos.

“Hay una dependencia. El cambio debe ser paulatino pero estamos en una coyuntura importante. El discurso debe ser orientado a desaparecer los abusos porque se abusó del uso del outsourcing y se ha llevado a esquemas en donde sí hay un abuso al trabajador”, indicó.