Hay oposiciones políticas responsables, que abonan al mejoramiento de una determinada sociedad. Que critican. Que debaten. Que establecen prioridades y que actúan por el bien de un país.

La actual oposición en México no es de ésas.

En el país, desgraciadamente, tenemos una oposición mezquina, que ante una tragedia busca obtener beneficios, que le apuesta al fracaso no de un gobierno, sino de una sociedad; que busca por todos los medios posibles desiformar.

Esa oposición mezquina se ha mostrado de forma nítida durante la pandemia de coronavirus: partidos políticos, medios de comunicación, académicos y periodistas le han apostado a la mentira, y a desbarrancar a un gobierno en una situación de pandemia.

A esa oposición le importa nada la muerte de la gente, los contagios, las tragedias cotidianas. No, esa oposición usa eso para beneficiarse, y le apuesta a que siga sucediendo más, para tener mas posibilidades de ser ella quien gobierne.

Eso es mezquino, y es una completa falta de ética.

Dentro de esta mezquindad, que se ha visto durante toda la pandemia, los de la oposición crearon una nueva mentira: que Hugo López-Gatell está en contra de la vacuna del Covid-19, y que va a hacer todo lo posible para que no llega a los mexicanos.

Es un absurdo este “argumento”. Hay cientos de declaraciones que evidencian que AMLO, Hugo López-Gatell y todo el gobierno está haciendo todo lo posible por participar en proyectos donde se producen las vacunas. Y no sólo eso, se invertirán grandes sumas de dinero para tener las vacunas lo más pronto posible.

México y el gobierno de Andrés Manuel están haciendo todo lo posible para que las vacunas, nada más estén listas y sean seguras, lleguen al país.

Pero la oposición y sus voceros repiten ahora que desde el gobierno de AMLO se “sabotea” la llegada de vacunas a México.

Un ejemplo de estos absurdos es el poco creíble presentador de noticias Luis Cárdenas, quien afirma en su artículo en El Universal: “Mientras el mundo se prepara para una vacuna, México construye una barrera burocrática para justificar su incapacidad de proveerla a una población cada vez más lastimada ante un gobierno que la abandonó”.

Eso es una falacia, una mentira. Y este comentarista de noticias tiene la desfachatez de presentarlo como real.

Pero ya son muchas las mentiras, las falsedades, la desfachatez de estos señores que se han dedicado a mentir.

Que México está “saboteando” la llegada de las vacunas porque “no las quiere comprar” es un absurdo. De verdad, una mentira enorme.

Así son, mezquinos. No tienen ni un gramo de ética. Nada.