Los consejeros del Instituto Nacional Electoral (INE) rechazaron aprobar el diseño de la papelería que se usará el 1 de agosto en la consulta popular contra los ex presidentes con el argumento de que no tienen recursos.

Tres de los cinco integrantes de la Comisión de Capacitación y Organización Electoral consideraron que no se pueden avalar proyectos sin que el Consejo General apruebe cuánto destinarán a dicho ejercicio, solicitado por el Presidente Andrés Manuel López Obrador.

El presidente del órgano, José Roberto Ruiz, reclamó a sus compañeros frenar el plan, cuando se había acordado, dijo, que los trabajos de organización continuarían pese a no tener un presupuesto.

“Le pido a Claudia Zavala y Jaime Rivera es que tengan un poco más de honestidad, ayer hubo mesa de consejeros y si ustedes estaban en contra de que se avanzara en los trabajos era el momento de señalarlo, porque en esa mesa, la semana pasada, se acordó que se continuara con los trabajos de la mesa”, expuso Ruiz.

Y fue más allá al advertirles que de no hacer la consulta, todos los consejeros electorales podrían enfrentar un juicio político que ha sido amagado con realizarse por los diputados de Morena y la 4T en el Congreso.

“Cada uno que asuma su parte cuando nos llamen a juicio político” les dijo el consejero Ruiz.

Esto molestó a los consejeros aludidos, por lo que le exigieron retractarse, y aseguraron que no avalarán nada hasta que se determine el presupuesto que lograron reunir para la consulta, ante la negativa de la Secretaría de Hacienda de ampliarles el presupuesto.

El último planteamiento presentado al Consejo General fue reducir de mil 500 a 890 millones de pesos el gasto en la consulta, al reducir el número de casillas a instalar de 104 mil 667 a 91 mil.

Sin embargo, se determinó que primero se tenía que determinar cuánto lograron ahorrar para destinarlo a dicho ejercicio y después aprobar el plan general.

El paquete presentando por la Dirección de Organización a la Comisión incluye 22 documentos que se utilizarían el 1 de agosto, entre ellos la boleta con la pregunta, urna, actas, sobres carteles, bolsas, entre otros materiales, como la tinta indeleble.

La consejera Carla Humphrey consideró que aunque fuera solo el diseño no se debe aprobar ningún proyecto porque ni siquiera existe un acuerdo de que todas las boletas serán impresas, pues ante la falta de recursos podrían ser electrónicas o por internet.

“Consejero, yo mi trabajo lo hago de manera seria y responsable, al margen de cualquier otra lectura que le podría dar. No tenemos alternativas ni propuestas viables porque las áreas no nos han dado esos insumos”, le respondió Zavala a Ruiz.

Rivera insistió en que no es el momento de llevar el proyecto al Consejo General hasta no tener claro los alcances de la consulta.