Desde el sexenio de Ernesto Zedillo hasta el de Enrique Peña Nieto, México fue contrayendo en una deuda cada vez más grande, hasta alcanzar los 11 billones de pesos.

Según escribió el economista Enrique Galván en su columna “Dinero” para La Jornada, Zedillo dejó una deuda de un billón de pesos y luego, Viente Fox y Felipe Calderón quintuplicaron esa cifra, por lo que en 12 años, México terminó debiendo 5 millones de pesos.

Finalmente, Enrique Peña Nieto duplicó esa cifra durante su sexenio, dejando una deuda de 11 billones.

Enrique Peña Nieto y Felipe Calderón. Foto: Cuartoscuro.

Por ese motivo, el Gobierno de México encabezado por Andrés Manuel López Obrador paga hoy más de 2 mil millones de pesos diarios tan sólo en intereses.

Así, AMLO tendrá sólo cinco años de ingresos repartidos entre los seis que dure su administración, pero aún así, las bancas nacional e internacional, siguen presionándolo para que contrate aún más deuda.

En su Segundo Informe de Gobierno, el mandatario reveló que no tuvo que contratar más deuda para enfrentar la crisis económica por Covid-19, gracias a la recaudación fiscal, las medidas de austeridad implementadas en su administración y el constante combate a la corrupción que desempeña.