La Jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, informó este viernes que se reunirá con representantes de las empresas Carso e ICA, que formaron parte de las constructoras de la Línea 12 del Metro capitalino, para analizar lo sucedido en el desplome de un tramo elevado de la vía que causó la muerte de 26 personas.

Durante su conferencia de prensa, dijo que esas compañías también participarán en el plan para rehabilitar la llamada “Línea dorada”, un trabajo que su administración encomendó a un comité de especialistas.

“He entrado en contacto con la empresa Carso y con la empresa ICA para poder tener una serie de reuniones técnicas, independientemente de que continúan los análisis técnicos, el peritaje y el trabajo de la Fiscalía General de Justicia que tiene su propia vía”, informó.

La mandataria capitalina aseguró que va “a entablar esta mesa técnica y, por supuesto, queremos que participen en esta rehabilitación en términos económicos dada la condición en que están los peritajes”.

“En un mes, se han comprometido a que en un mes tengan el proyecto ejecutivo, y en el que participarán Carso e ICA con reuniones técnicas”, señaló Sheinbaum ante periodistas.

Cabe recordar que la  “Línea Dorada” fue construida por las empresas ICA; Grupo Carso, del empresario Carlos Slim, y Alstom. Se caracterizó por ser la obra magna de la gestión de Marcelo Ebrard, actual titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), para conectar los humildes barrios del sur de la capital.

Por otra parte, dio a conocer que el lunes se reunirá “con el equipo técnico que fue nombrado con los distintos ingenieros expertos de primer nivel que se han comprometido a que en un mes tengan este proyecto ejecutivo”, cuyo objetivo será rehabilitar la Línea 12. Este comité está conformado, entre otros, por los ingenieros Sergio Alcocer y José María Riobóo, quien es muy cercano al Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador.

“Nosotros lo que queremos evidentemente es echar a andar la Línea 12 en todas las condiciones de seguridad y para eso es ese equipo técnico que nos va a estar apoyando. Por lo pronto y de manera emergente se amplía la Línea del Metrobús para conectarse con la Línea 5. Esto va a permitir conectar con distintas líneas del Metro y vamos a seguir fortaleciendo ese Metrobús para que pueda dar un mejor servicio y va seguir de manera gratuita”, sostuvo.

El secretario de Movilidad de la Ciudad de México, Andrés Lajous, informó en la misma rueda de prensa que se ampliará el servicio emergente de transporte gratuito con unidades del Metrobús para atender a los usuarios afectados por el desplome de la Línea 12.

La ruta, conocida como T2, correrá de Metro Tláhuac hasta la estación Coyuya de la Línea 8 del Metro y de la Línea 5 del Metrobús. Esta comenzará a operar a partir del lunes 21 de junio.

La nueva ruta tendrá dos paradas en las estaciones Nopalera y Tezonco, para después incorporarse a la ruta de la Línea 5 del Metrobús.

Lajous explicó que esta  ruta contará con 25 autobuses para 160 pasajeros, con un tiempo estimado de recorrido de 70 minutos.

“Se va a ir monitoreando”, expresó el funcionario en conferencia de prensa.

El pasado miércoles, la empresa noruega DNV presentó el primero de sus tres informes sobre las causas del accidente en el que apuntó a “fallas estructurales” relacionadas con la construcción.

Además, el Colegio de Ingenieros de México publicó este jueves otro análisis, según el cual un tercio del tramo elevado de la Línea 12 tiene fallas como grietas o separación insuficiente entre vigas, que deben ser atendidas.

La Alcaldesa recordó que investigar la responsabilidad penal del accidente corresponde a la Fiscalía y no a su Gobierno, y aseguró que no hay ninguna “negociación” con las empresas para sortear un eventual proceso judicial.

Sheinbaum expresó que muchos usuarios necesitan la reapertura cuanto antes de la Línea 12, sustituida por ahora por un sistema de autobuses. Sin embargo, sostuvo que “lo más importante para la ciudadanía por encima de todo es la seguridad”.

El Colegio de Ingenieros recomendó al Gobierno capitalino no reabrir ninguno de los tramos de la Línea 12, ni el elevado ni el subterráneo, hasta que no se hayan presentado todos los informes de vulnerabilidades.