Las declaraciones de Emilio Zebadúa, brazo derecho de Rosario Robles en la administración pasada comienzan a salpicar nombres y revelar hecho. El ex funcionario señaló que  la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) desvió  millonarios recursos a través de la estrategia conocida como La Estafa Maestra, los cuales iban dirigidos a  promocionar la compra de votos y la movilización electoral en los estados.

“Campañas de promoción de la figura del presidente Enrique Peña Nieto, de la figura de la secretaria Rosario Robles y del secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, en búsqueda de posicionarse para la candidatura presidencial de 2018; y para contar con recursos para la propaganda y movilizaciones en elecciones estatales, principalmente la del Estado de México en 2017”, dijo el ex funcionario en una declaración difundida por Animal Político. 

Esto ocurrió principalmente en la campaña por la gubernatura del Estado de México donde el priísta Alfredo del Mazo se llevó la elección, y para  promover al entonces secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong.

“Entre finales de 2016 y mediados del 2017 me consta que en seis ocasiones diversas, en la oficina de la secretaria Robles en Reforma 99, así como en la oficina alterna en la colonia Cove, se recibió y resguardaron fuertes cantidades de dinero en efectivo que a su vez fue enviado por personal adscrito a la oficina de la Secretaría a distintos puntos del Estado de México durante el periodo electoral de campaña para gobernador en esa entidad”, dijo el ex funcionario.

De acuerdo con la declaración de Zebadúa, fueron desviados al menos 1, 267 millones de pesos provenientes de ocho convenios para las estrategias de publicidad de Peña Nieto, Osorio Chong, Rosario Robles, y para la campaña electoral del Estado de México.

Detalló que para el tema de la publicidad de Peña, Osorio y Robles el dinero provino de cuatro convenios que Sedatu firmó con el Sistema Quintanarroense de Comunicación por 702 millones y de un convenio con Televisora de Hermosillo con 320 millones. En tanto que en el Estado de México, el desvío ascendió a 245 millones de pesos.

Alfredo Del Mazo en mitin en el Estado de México. Foto: Especial

De acuerdo con la publicación,  Zebadúa era el responsable del manejo y salida del presupuesto de la dependencia estaba a cargo de la Oficialía Mayor.

Animal Político destaca que antes de contender por la gubernatura, Alfredo del Mazo fue titular de Banobras y como tal, contrató a la Universidad Autónoma del Estado de México por 503 millones 616 mil pesos para hacer supuestos servicios como “control, operación y soporte de tecnologías de la información y comunicaciones”, y resultó que la institución subcontrató empresas que la postre se  reveló que eran ilegales o no existían.

La operación en el Estado de México provenían de varios convenios realizados por la Sedatu con varias universidades públicas, como el de la Universidad Politécnica Francisco I. Madero, por 185 millones de pesos, otro con el Instituto Superior de Comalcalco por 40 millones de pesos, y con la Universidad Politécnica de Quintana Roo por 20 millones de pesos.