Este lunes, la portada del diario Reforma presentaba la nota “Da Conacyt marcha atrás a ‘pase de charola’”, en la que asegura que, tras la polémica generada por pedir a los miembros del Sistema Nacional de Investigadores (SNI) que se desprendieran del estímulo que reciben del Conacyt, se dio marcha atrás a la petición.

El sentido de la nota era afirmar que el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) dio marcha atrás a la petición de una aportación obligatoria para que los investigadores apoyaran la estrategia para combatir el coronavirus.

No obstante, la información publicada por el diario es malintencionada, pues aseguran que se trata de una aportación obligatoria, cuando en todo momento se reiteró que se trataba de un aporte voluntario.

Esto queda claro en la carta firmada por la Dra. María del Carmen de la Peza, Secretaria Ejecutiva del SNI y enviada a los miembros de dicho sistema.

En el punto cuatro, la misiva dice:

“4. La donación es VOLUNTARIA y se dirige directamente a la institución donataria: PATRIMONIO DE LA BENEFICENCIA PÚBLICA, instrumento de la Secretaría de Salud para la recepción de donativos, que garantiza la aplicación transparente y adecuado de los recursos recibidos a las necesidades más urgentes de atención a la salud derivadas de la situación de emergencia por la que atraviesa el país por la pandemia del SAR CoV-2 (Covid-19)”.

Anteriormente, una primera carta ya invitaba a los miembros del SNI a donar voluntariamente uno, dos o tres meses del estímulo que recibían, en apoyo al sistema de salud durante el combate por la pandemia actual.

Ante la presión de varios investigadores que se indignaron por que se les pidiera aportar voluntariamente alguno de sus estímulos mensuales, el SNI decidió dar marcha atrás a la propuesta. Así lo hizo saber en otro correo firmado por la Dra. Ma. del Carmen de la Peza Casares, Secretaria Ejecutiva del SNI

“Sobre la invitación a donar dirigida a los integrantes del Sistema Nacional de Investigadores (SNI), queremos formular las siguientes precisiones.

1.   Se trató de una iniciativa de buena fe, formulada desde esta Secretaría Ejecutiva del SNI, para la que no fue consultada la Presidencia de la República.

2.   Su origen se encuentra en el deseo, expresado por diversos colegas y compartido por esta Secretaría Ejecutiva, por apelar a la solidaridad de manera estrictamente voluntaria y sin injerencia del Conacyt ni en la recepción ni en el destino de las donaciones que, acaso, pudieran otorgarse.

3.   Pero, vista la controversia que se ha suscitado al respecto de esa invitación, con el fin de evitar malentendidos anunciamos por este medio que la retiramos formalmente.

4.   Cada quien decidirá, por su propia voluntad, si desea o no donar, lo cual es un acto voluntario.

5.     Las donaciones que se hayan ingresado a la cuenta que se proporcionó, irán directamente a la Secretaría de Salud. En esa cuenta, reiteramos, el Conacyt no tiene injerencia alguna”.