El presidente Andrés Manuel López Obrador avaló la resolución que ayer emitió la Fiscalía General de la República, en la que se dictamina no ejercer acción penal contra el ex secretario de la Defensa Nacional, el General Salvador Cienfuegos.

El mandatario afirmó:

Ayer la fiscalía tomó la resolución de considerar que no hay elementos para juzgar al general Cienfuegos. Es un asunto que le correspondió básicamente a la Fiscalía resolver, pero de una o de otra manera tiene que ver con el gobierno que represento. Es una decisión que toma la Fiscalía, pero que el gobierno que represento secunda, es decir, avala, respalda, porque nosotros sostenemos que debe de terminarse la impunidad, desde luego la corrupción, pero también que no pueden haber represalias, venganzas, y que no se pueden inventar delitos. Que nadie debe actuar de esa manera, trátese de quien se trate. Lo más importante es la verdad y la justicia.

El presidente indicó el expediente en contra del general Cienfuegos fue una “acusación que se le fabricó al general Cienfuegos por la agencia estadounidense encargada del combate a las drogas, por la DEA”.

Dijo que leería el boletín difundido ayer por la Fiscalía, pues:

Lo hago para que haya toda la información, que la gente cuente con toda la información, que sepan por qué la Fiscalía está actuando como lo ha decidido, no ocultar absolutamente nada. Y también para que, con la información, podamos salir al paso a los adversarios nuestros y a los representantes de grupos de intereses creados que están empeñados en atacaron para que se piense que somos iguales, y que no hay ningún cambio, y que nosotros somos encubridores y que somos cómplices, y que somos también peleles.

Después de haber leído el boletín, el mandatario anunció que -en un acto sin precedente y para que no hubiera ninguna duda ni suspicacia- daría a conocer todo el expediente que la DEA realizó contra el general Cienfuegos y la carpeta de instigación que se le hizo en México. Y esto para que fuera público que, en dicho expediente “no [se] tiene ninguna prueba” contra el ex secretario de la Defensa Nacional.

Incluso, el mandatario barajó algunas hipótesis de por qué lo capturaron con un expediente que no probaba nada: “Detienen al general antes de las elecciones [de Estados Unidos], y ya el general Cienfuegos, de acuerdo a la investigación que tenemos, ya había estado en Estados Unidos, en marzo, había estado de visita con su familia”.

También el mandatario indicó que con el procedimiento que se estaba siguiendo en Estados Unidos al general Cienfuegos, lo que quizás se quiso fue afectar la relación entre México y aquél país.

AMLO indicó que México no podía ser rehén de nadie, “y tenemos la autoridad moral y la autoridad política suficiente como para poder llevar a cabo estas decisiones, y entonces por eso vamos a dar a conocer todo el expediente, a partir de hoy”. Agregó que si por algún motivo Estados Unidos “tiene más” documentos o algunas pruebas, se recibirían.

Y concluyó el mandatario: “Todo esto hay que aclararlo. Por eso nuestro interés en que se conozcan todos los detalles”.

El boletín de la Fiscalía es el siguiente:

Desde el año 2013, durante la administración gubernamental pasada en México, la Agencia Antidrogas de los Estados Unidos de América (DEA), inició sin el conocimiento y sin la colaboración de dicha administración mexicana, una investigación de delitos contra la salud, en donde se involucraba al entonces Secretario de la Defensa Nacional, General de División Salvador Cienfuegos Zepeda.

Esa investigación la continuó ese organismo que combate a las drogas en el gobierno norteamericano, durante la presente administración, sin haber tampoco informado a las autoridades mexicanas sobre el caso.

El 15 de octubre de 2020, agentes policiacos de ese organismo norteamericano detuvieron al General mexicano Salvador Cienfuegos Zepeda, en el aeropuerto de la ciudad de Los Ángeles, California, sujetándolo a proceso, por delitos contra la salud y lavado de dinero.

Después de cinco semanas de haber sido detenido el General Cienfuegos, el Departamento de Justicia de los Estados Unidos de Norteamérica le solicitó a la Jueza que conoció del caso en ese país, que desestimara los cargos en contra de dicha persona; y la Jueza Federal correspondiente estimó procedente tal petición.

Durante el lapso de su detención, y después de haber sido ya informada sobre el procedimiento, la Fiscalía General de la República (FGR), solicitó y recibió las pruebas que enviaron las autoridades norteamericanas respecto a ese caso.

El 18 de noviembre de 2020, el General Cienfuegos fue entregado por las autoridades norteamericanas, al Ministerio Público Federal (MPF) mexicano, que sujetó al procedimiento legal correspondiente a dicha persona, respetando su derecho constitucional a la presunción de inocencia, en razón de que los cargos en su contra habían sido desestimados por las autoridades norteamericanas y la investigación en México se encontraba en su fase inicial.

El 9 de enero de 2021, el señor General Cienfuegos conoció las imputaciones hechas por las autoridades norteamericanas, así como las investigaciones realizadas por la Fiscalía General de la República en el caso, teniendo acceso a todo el expediente, como corresponde a esa fase procesal.

A partir de esa fecha, dicha persona ha aportado sus elementos de prueba; y la Fiscalía General de la República llevó a cabo todas las acciones necesarias para obtener las evidencias indispensables en este caso.

Del análisis correspondiente, se llegó a la conclusión de que el General Salvador Cienfuegos Zepeda nunca tuvo encuentro alguno con los integrantes de la organización delictiva investigada por las autoridades norteamericanas; y tampoco sostuvo comunicación alguna con ellos, ni realizó actos tendientes a proteger o ayudar a dichos individuos.

Tampoco se encontró prueba alguna de que hubiera utilizado ningún equipo o medio electrónico, ni que hubiera emitido orden alguna para favorecer al grupo delictivo señalado en este caso.

Del análisis de su situación patrimonial y el cumplimiento de sus obligaciones fiscales, no apareció dato alguno o síntoma de obtención de ingresos ilegales o acrecentamiento de su patrimonio fuera de lo normal, de acuerdo con sus percepciones en el servicio público.

Por los motivos anteriores, y con base en los razonamientos y pruebas en la carpeta correspondiente, la Fiscalía General de la República, a través de la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO), ha determinado el no ejercicio de la acción penal, en favor del General Salvador Cienfuegos Zepeda.