Ya comenzaron los preparativos en el Instituto Nacional Electoral (INE) para realizar la consulta popular a la que convoca Andrés Manuel López Obrador a la ciudadanía, para determinar si hay que tomar acción legal contra actores políticos del pasado.

Entre quienes podrían ser juzgados están los ex presidentes Carlos Salinas de Gortari, Ernesto Zedillo, Vicente Fox, Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto.

Aquí te recordamos los motivos por los que podrían ser señalados cada uno.

Carlos Salinas de Gortari

El ex Presidente Carlos Salinas de Gortari. Foto: Especial

En distintas ocasiones, AMLO ha recordado que Carlos Salinas de Gortari debería enfrentar un juicio por entregar los bienes públicos a sus allegados, privatizando así las empresas públicas durante su gobierno, entre 1988 y 1994.

También lo acusa de ser el “padre de la desigualdad social en México”, ya que con él dio inicio el “periodo neoliberal”.

“Es Salinas el padre de la desigualdad social en México, es el que más polarizó, el que creó la nueva oligarquía, el que trasladó los bienes del pueblo de México y de la nación a particulares, a sus allegados”, mencionó el mandatario.

También indicó que cuenta con pruebas del Banco Mundial de que la desigualdad incrementó considerablemente en su gobierno y que se puso “al mercado la educación media superior y superior”.

Ernesto Zedillo

El ex presidente Ernesto Zedillo. Foto: Especial.

Según el Presidente López Obrador, Zedillo continuó con la política neoliberal y en su sexenio ocurrió la caída más grande en el país, en el año 1995.

Además, dijo que cuando Zedillo fue Secretario de Educación “reformó la Constitución para que la educación fuera obligatoria, solo en nivel básico y se empezó a poner al mercado la educación en el nivel medio superior y en el nivel superior”.

También lo responsabilizó del rescate bancario mediante el Fondo Bancario de Protección al Ahorro (Fobaproa), tema por el cual le reclamó personalmente en una reunión, al “hacer pública la deuda de unos cuantos”, afirmó.

Durante la revisión hecha a la Comisión Federal de Electricidad (CFE), Zedillo fue partícipe de “contratos leoninos” y lo señaló de tráfico de influencias por trabajar en una empresa privada al dejar su mandato.

“Zedillo promueve la privatización de los ferrocarriles, terminando su sexenio se va a trabajar a una empresa extranjera que tuvo contratos con la privatización”, recordó.

Vicente Fox

Desde 2006 es público el desentendimiento entre Fox y AMLO, cuando el tabasqueño lo acusó de ser un “traidor de la democracia”, al afirmar que el guanajuatense participó en el presunto robo de las elecciones de ese año.

También lo acusa de ser omiso y haber permitido el tráfico de gasolina robada, también conocido como huachicol.

“(Fox) engañó al pueblo, con el esfuerzo llegó a la presidencia y se convirtió en un traidor a la democracia”, dijo hoy en su conferencia matutina.

Desde que AMLO comenzó su sexenio, en múltiples ocasiones ha sido confrontado a través de redes sociales por Fox, quien es un claro crítico de su administración y de distintas acciones que ha llevado a cabo, como la eliminación de las pensiones y la seguridad a los ex presidentes.

Felipe Calderón

AMLO ha señalado a Calderón por conflictos de interés, debido a que fue consejero de Avangrid, una empresa filiar de Iberdrola que tuvo contratos con CFE durante su gestión.

En varias ocasiones el tabasqueño ha criticado la “guerra” contra el narcotráfico que encabezó Calderón, acusando que gran parte de la violencia que se ha generado en los últimos dos sexenios se deben a que “convirtió al país en un cementerio”.

“(Calderón) le declaró la guerra a la delincuencia sin atender las causas y se llevaron a cabo masacres”.

Además, López Obrador acusa a Calderón por el fraude electoral ocurrido en 2006, y aunque el michoacano lo niega, el Presidente afirma que le “hicieron trampa” para imponer al ex panista.

Enrique Peña Nieto

Aunque AMLO no se ha referido tanto a Peña Nieto, le ha señalado por la omisión en su gobierno que permitió el robo de combustible, así como los señalamientos por presunta compra de 700 pipas que al final no se entregaron y por las cuales se pagaron 400 millones de pesos.

“(Peña Nieto cometió) actos evidentes de corrupción, está como testigo protegido el que estaba de director de Pemex, declarando que por órdenes superiores, para aprobar las reformas estructurales, se entregaba dinero a legisladores”, dijo.

Sin embargo, pese a todos estos señalamientos, el Presidente López Obrador es partidario de un punto final y que no se investigue a los expresidentes, aunque será la mayoría la que lo decida.

“No quiero pasar a la historia como tapadera, como alcahuete que todos den a conocer su punto de vista libremente, que cada quien decida”, remató.