Tras el anuncio de que Estados Unidos le retiró los cargos al general Salvador Cienfuegos Zepeda, el canciller Marcelo Ebrard prometió que el ex secretario de la Defensa en el gobierno de Enrique Peña Nieto no tendrá impunidad al ser juzgado en México.

En conferencia de prensa desde la Cancillería, Ebrard indicó que el acuerdo con el Departamento de Justicia de los Estados Unidos es un acto de respeto al Ejército mexicano como institución y a la soberanía de México. 

“La investigación tendrá que sustentarse y probarse, que los indicios tendrían que ser confirmados, o no; significa un acto, una decisión, que vemos con simpatía que pensamos positiva, no la vemos como un acto de impunidad, sino como un acto de respeto a México y a las Fuerzas Armadas, significa que las bases de seguridad habrán de mantenerse, porque sólo se pueden mantener si hay respeto a la soberanía de México” señaló el canciller.

De acuerdo con el secretario de Relaciones exteriores, Cienfuegos Zepeda seguirá su proceso en México y se le aplicarán las leyes mexicanas porque los cargos por los que fue acusado se cometieron presuntamente en territorio mexicano.

En su intervención, Ebrard reconoció al fiscal Alejandro Gertz Manero por hacer una “atinada y eficaz” conducción del caso y pidió a los mexicanos tener confianza en que se aplicará justicia en México.

“Si hay confianza en las instituciones mexicanas, que venga el General y que aquí se le aplique la justicia”.

Sobre el estatus del general Cienfuegos Zepeda, Ebrard indicó que el ex secretario de la Defensa Nacional será recibido a su llegada a México por la Fiscalía General de la República, la cual tiene el expediente completo de la investigación enviada por las autoridades estadounidenses y será la encargada de determinar si se le aplica un proceso legal o no por el caso.

Horas antes mediante un comunicado conjunto de los fiscales generales de ambos países, William P. Barr y Alejandro Gertz Manero, se reveló que, tras enterarse del arresto de Cienfuegos en el aeropuerto de Los Ángeles, la FGR comenzó su propia investigación.

Salvador Cienfuegos y Enrique Peña Nieto en el día del Ejército. Foto: Especial

De esta manera, el comunicado indicó que “en reconocimiento de la sólida asociación de aplicación de la ley entre México y Estados Unidos” y,  para demostrar el frente unido contra las formas de criminalidad, el Departamento de Estados Unidos solicitó levantar cargos contra Cienfuegos.

Por ello, la Fiscalía de Estados Unidos entregó a la mexicana pruebas y “se comprometió a continuar la cooperación” para apoyar la investigación.

“Como refleja la decisión de hoy, somos más fuertes cuando trabajamos juntos y respetamos la soberanía de nuestras naciones y sus instituciones. Esta estrecha asociación aumenta la seguridad de los ciudadanos de nuestros dos países”, concluye el comunicado.

El secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard. Foto: Especial

La cronología diplomática del caso Cienfuegos

Durante la rueda de prensa en la Cancillería, Ebrard explicó que la detención de Cienfuegos le fue comunicada por el embajador de Estados Unidos en México, Christopher Landau.

Luego el 21 de octubre, Ebrard se reunió con Landau y le expresó el descontento del gobierno de México con el gobierno de Estados Unidos por no haberles comunicado el plan para detener a Cienfuegos.

Después, el 26 de ese mismo mes, Ebrard se reunió virtualmente con el fiscal general de EU, William Barr, a quien igualmente se le compartió el malestar del gobierno de México por la falta de información compartida pese a tener un acuerdo entre ambos países para combatir conjuntamente a la delincuencia organizada.

Dos días después, el 28 de octubre, Ebrard envió una nota diplomática a la Embajada de Estados Unidos manifestando “el profundo extrañamiento” del Gobierno de México por la falta de información sobre la detención de Cienfuegos.

Tras este pronunciamiento, el 30 de octubre, el director general para América del Norte de la SRE, Roberto Velasco Álvarez, recibió un escrito por parte de la DEA y un anexo de 743 páginas sobre el caso, el cual fue enviado el 2 de noviembre al fiscal Alejandro Gertz Manero.

Alejandro Gertz Manero, titular de la FGR. Foto: Especial.

La SRE volvió a comunicarse con el fiscal de EU, William Barr, el 6 de noviembre, con el fin de informarle que había enviado el anexo al fiscal de México, Gertz Manero, y ese mismo día la FGR le informó a Ebrard que ya había solicitado todos los detalles del caso a las autoridades de Estados Unidos.

Posteriormente, el 11 de noviembre, el Gobierno de México recibió una valija diplomática por parte del Gobierno de Estados Unidos con la evidencia completa del caso Cienfuegos, la cual fue enviada por SRE de manera integra a la FGR.

Lo cual llevó a que este día la FGR y el Departamento de Justicia de EU llegaran a un acuerdo para pedirle a la jueza que desestimara los cargos contra Salvador Cienfuegos con el fin de que el general sea juzgado en México.