Los teléfonos de la esposa, hijos, colaboradores cercanos y hasta del cardiólogo de Andrés Manuel López Obrador (AMLO)  fueron capturados entre 2016 y 2017 por el sistema de espionaje Pegasus, un software desarrollado por la empresa israelí NSO Group para recopilar datos de dispositivos móviles de sospechosos de participar en delitos graves y terroristas.

Una vez instalado, Pegasus permite al operador tomar un control completo del dispositivo, incluyendo el acceso a los mensajes de aplicaciones de mensajería cifrada como WhatsApp y Telegram, también permite encender el micrófono y la cámara del celular.

Pegasus Project es una investigación en la que participaron más de 80 periodistas de 17 medios y organizaciones de diferentes partes del mundo, entre las que se encuentra Aristegui Noticias, coordinada por Forbidden Stories, con el apoyo técnico del Laboratorio de Seguridad de Amnistía Internacional.


El ex presidente Enrique Peña Nieto. Foto: Presidencia/ Cuartoscuro

Entre los casos en México están como objetivos políticos de todos los partidos, periodistas, abogados, activistas, fiscales, diplomáticos, jueces, médicos y académicos, y destacan al menos 50 personas cercanas al presidente Andrés Manuel López Obrador.

De acuerdo con el periódico británico The Guardian, entre los cercanos al mandatario están su esposa Beatriz Gutiérrez Müeller, sus tres hijos mayores, tres de sus hermanos, su médico, su entrenador de béisbol, dos ex choferes y diversos integrantes de su gabinete. También se registraron alrededor de 250 defensores de derechos humanos y por lo menos 180 periodistas.

Entre los personajes aparentemente espiados en círculos cercanos a López Obrador están:

  • Beatriz Gutiérrez Müeller, esposa
  • José Ramón López Beltrán, hijo
  • Andrés Manuel López Beltrán, hijo
  • Gonzalo López Beltrán, hijo
  • Patricio Heriberto Ortíz Fernández, médico cardiólogo
  • Alfonso Romo, exjefe de la Oficina de Presidencia
  • Julio Scherer Ibarra, consejero jurídico de Presidencia
  • Jesús Ramírez Cuevas, vocero de Presidencia
  • Alejandro Esquer, secretario particular
  • Rocío Nahle, secretaria de Energía
  • Octavio Romero, director general de Pemex
  • Manuel Bartlett, director general de CFE
  • Claudia Sheinbaum, jefa de Gobierno de la CDMX
  • Gabriel García Hernández, ex coordinador de Programas Integrales de Desarrollo y actual senador

Los operadores del programa también han utilizado el software para atacar al círculo de confianza del blanco principal; esto significa que los amigos, colaboradores cercanos y familiares de la víctima principal también se convierten en un objetivo.

Padres y madres de los 43 normalistas de Ayotzinapa instalan plantón para exigir la búsqueda de sus hijos. Foto: Alfredo López Casanova

Por ejemplo, en el caso Ayotzinapa se tendió una red para seguir a los padres de los implicados y sus representantes legales. En el caso de la CNTE se apreció el interés por seguir las comunicaciones de los principales líderes de organización gremial, en el marco de la reforma educativa que impulsó el gobierno de Enrique Peña Nieto.

El cardiólogo del Presidente, Patricio Ortiz, dijo al portal de Aristegui Noticias que el gobierno anterior buscó toda la información sobre la salud de López Obrador, “a través del hospital, a través mío y no tuvieron nada más que lo que se sacó públicamente… El único objetivo de espiarme era el candidato, yo era una herramienta. Yo pienso que es muy grave pero era la manera en la que pasaban las cosas en el país. Desafortunadamente, no estoy sorprendido”.

También al mismo medio, el Consejero de la Presidencia de la República, Julio Scherer Ibarra, dijo que estas prácticas corresponden a los regímenes autoritarios que quieren perpetuarse en el poder. “En el caso mío no es nuevo, porque mi papá, mi familia siempre ha sido sometida a este tipo de acoso por el gobierno. Son las prácticas por las que hemos luchado siempre, por exterminar… Yo creo que todos en el entorno del licenciado López Obrador hemos tenido la seguridad de que éramos intervenidos”.

De acuerdo con la información filtrada y analizada por los medios y organizaciones, hasta el ex presidente Felipe Calderón y su esposa Margarita Zavala, diputada federal electa, fueron objetivos para el software de espionaje.

Felipe Calderón y Margarita Zavala. Foto: Especial.

NSO Group ha asegurado que sólo vende su software a autoridades establecidas de países con el fin de perseguir a criminales y terroristas; sin embargo, crece la evidencia de que ha sido usado con fines políticos y por particulares.

La pesquisa identifica como posibles objetivos a periodistas que trabajan para medios de comunicación internacionales como la agencia Associated Press, la cadena de televisión CNN, el diario The New York Times y la agencia Reuters.

En respuesta a Forbidden Stories y sus organizaciones socias, NSO Group negó rotundamente las “acusaciones falsas” del informe y apuntó que los reportajes del consorcio se basan en “suposiciones equivocadas” y “teorías no corroboradas”.