Empresas maquiladoras del norte del país están dispuestas a ofrecer hasta 40,000 empleos para migrantes que podrán ser contratados “sin mucho trámite”, dio a conocer en su conferencia matutina de este viernes el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Dijo que además está por iniciar la creación de nuevos albergues.

“Estamos resolviendo para que puedan ser contratados sin necesidad de mucho trámite en su situación laboral”, dijo el tabasqueño.

Reiteró que México mantendrá sus políticas de asilo y protección a migrantes.

“Lo que queremos es ordenar todo el flujo migratorio y dar opciones de trabajo alternativas y al mismo tiempo mantener buenas relaciones con el gobierno de Estados Unidos, que no haya guerra comercial. Eso es lo que buscamos”.

López Obrador dijo que los gobiernos estatales están dispuestos a colaborar en la implementación de estas nuevas medidas para apoyar a los migrantes porque es algo que lleva tiempo, y “se está trabajado aprisa, porque nos implica también destinar recursos”.

Asimismo, el mandatario comentó que en fecha próxima se crearán nuevos albergues y se han autorizado los fondos para equiparlos con alimentos, medicamentos y atención médica.

En este sentido, dijo que el titular del Instituto Nacional de Migración, Francisco Garduño, le hizo saber que en los albergues no hay situaciones irregulares y que se inició un registro de migrantes para iniciar un plan a fin de que no sufran maltrato y al mismo tiempo se les den opciones de trabajo.

En diciembre del año pasado, López Obrador se comprometió a otorgar visas de trabajo a migrantes centroamericanos que deseen estar en el país y trabajar. Planteó que pudieran laborar en proyectos anunciados para el sur y sureste del país.

También el pasado 21 de junio, el Gobierno de Andrés Manuel López Obrador, firmó un convenio con el presidente de El Salvador Nayib Bukele que da inicio al Plan de Desarrollo Integral para Centroamérica.

El plan busca que los centroamericanos no se vean obligados a migrar por la pobreza o por la inseguridad, así como el impulso a actividades productivas y opciones en sus lugares de origen.

En este plan, que fue acordado desde el 1 de diciembre de 2018 y presentado oficialmente el 20 de mayo, se contemplan proyectos en materia de infraestructura y energía.

El primero es la interconexión eléctrica de la región que costaría 300 millones de dólares. Posteriormente el mejoramiento de la infraestructura fronteriza entre Guatemala y México.