Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Polemon | 15 noviembre, 2017

Scroll to top

Top

5 Comentarios

Aristóteles, haga suyo el insomnio de las madres de desaparecidos

Manifestación de Madres y Familiares de personas desaparecidas en Jalisco. Foto: César Octavio Huerta

Por: María del Mar Álvarez (@Mar_Y_Mar_AU)

10 de mayo 2015.- Irene toma el micrófono con ambas manos, levanta los ojos del piso para mirar a su auditorio pero no puede. Agacha la cabeza, respira profundo y, cuando parece que vendrá un nuevo intento por comenzar a hablar, sus manos tiemblan y se escucha el llanto. Su hijo se acerca para acariciarle la espalda mientras libera sus manos del peso del micrófono.

Aunque no escuchamos su historia esa tarde, sé que ella busca a su esposo desde hace treinta años y con ese aplastante lenguaje de lo indecible me enseñó algo que todavía me quita el sueño: el dolor que genera la ausencia de una persona desaparecida no se diluye nunca.

Ese llanto que le quitó el habla y la respiración a Irene y que empezó a correr, con igual intensidad, hace décadas, es el mismo que le oprime el estómago a Guadalupe, que busca a su hijo desde hace tres años, e idéntico al que seguramente otra madre derrama en este momento porque ayer detuvieron a su hijo y no lo encuentra por ningún sitio.

Puedo decir que no he visto nunca un dolor más grande que ése. “¿Cómo voy a tener hambre si no sé si mi hijo tiene algo que llevarse a la boca?, ¿cómo voy a poder dormir, si no sé si mi hijo está siendo torturado?, ¿cómo voy a respirar, si no sé si mi hijo aún respira?” No hay manera.

Manifestación de Madres y Familiares de personas desaparecidas en Jalisco. Foto: César Octavio Huerta

Manifestación de Madres y Familiares de personas desaparecidas en Jalisco. Foto: César Octavio Huerta

Vivimos en un país donde hay mas de treinta mil personas desaparecidas. Un país con decenas de miles de madres que no tienen a sus hijos con ellas, que no les sabe la comida, que no duermen y que no respiran como solían hacerlo.

Tienen el corazón vapuleado por la tortura diaria de la ausencia absurda de sus hijos, la garganta lesionada de gritar sus nombres y los pies cansados de recorrer calles, ministerios públicos, morgues, destacamentos militares, casas de arraigo, delegaciones de policía, y oficinas lujosas de los más altos funcionarios.

Durante mis años como defensora de Derechos Humanos tuve contacto con la verdadera podredumbre social, con lo mas deleznable y perverso de la condición humana, pero también fui testigo de los actos de amor mas grandes. Conocí a grandes mujeres que, movidas por la fuerza sobrehumana que les da el deseo de abrazar de nuevo a sus hijos, se convirtieron en tremendas investigadoras, grandes conocedoras de las leyes, doctas en mecanismos internacionales y astutas al evidenciar la simulación oficial.

Mujeres que igual interrogaban testigos que preparaban tortillas de harina para el desayuno de su esposo ausente. Las vi exponer con toda claridad líneas de investigación a agentes del ministerio público o estándares internacionales a algún legislador, horas antes de explicarle cariñosamente a su nieto que no sabía dónde estaba su abuelo, ni cuándo regresaría, pero que lo estaba buscando con todas sus fuerzas.

El Gobernador de Jalisco, Jorge Aristóteles Sandoval Díaz. Foto: Facebook de Aristóteles Sandoval

El Gobernador de Jalisco, Jorge Aristóteles Sandoval Díaz. Foto: Facebook de Aristóteles Sandoval

Jalisco es el segundo estado con más personas desaparecidas en el país y me parece increíble que el tema no merezca siquiera una mención ni reconocimiento público por parte del gobernador Aristóteles Sandoval.

El 18 de marzo de este año, y según consta en su página oficial, la organización Familias Unidas por Nuestros Desaparecidos Jalisco (FUNDEJ) se manifestó a las afueras del palacio de gobierno para exigir una reunión con Aristóteles Sandoval, pero hasta la fecha éste no ha tenido a bien recibirlos.

El señor Sandoval seguramente felicitará a las madres este 10 de mayo en algún acto público y en sus redes sociales, pero nadie le creerá su impostura sino hasta que tenga el atino de recibir a las madres de quienes han desaparecido en el estado que intenta gobernar.

Postal de Facebook del Gobernador de Jalisco, Aristóteles Sandoval Díaz, felicitando a las mámas.

Postal de Facebook del Gobernador de Jalisco, Aristóteles Sandoval Díaz, felicitando a las mámas.

Recíbalas, señor Aristóteles. No sólo porque es su obligación, sino porque el diálogo con ellas, que han investigado más que su propia Fiscalía, es el primer paso para terminar con el desgarrador problema de las desapariciones forzadas en Jalisco. Usted sabe que lo que no se investiga, no se castiga y lo que no se castiga se seguirá cometiendo.

Recíbalas, insisto. Conozca sus rostros. Ellas no duermen, y si duermen, no sueñan, y si sueñan no descansan porque las pesadillas las devuelven al insomnio. Hable con ellas y haga del insomnio de ellas su propio insomnio.

Yo tampoco duermo pensando en la tragedia cotidiana de Vicky, Luz Ma, Blanca, Naty, Laura, Maxi, Juany, Eva, Diana, Leo… a todas esas mujeres que son mis grandes maestras y compañeras, las abrazo hoy con todo mi corazón.

Comentarios

  1. Mariisa

    Excelente artículo, nos hemos vuelto muy insensibles pensando que nunca nos pasará, pero con este gobierno estamos bulevar les a todo, nos sentimos desprotegidas, nos aterra perder a algún familiar.
    Gracias a la escritora que nos aclara la verdadera situación que se vive en Jalisco, yo también tengo insomnio, de otro tipo, por la impotencia que siento al ver lo que sucede en México, en especial Jalisco, no duermo porque me duele México.

  2. Virginia Buenrostro Romero

    Excelente reportaje de la Lic. Mar la felicito, nadie mejor para escribir y abogar sobre este tema de desaparecidos pues ella lo a vivido, muy de cerca apoyandonos a los familiares de N.L. mis respetos para ella.

  3. Rosa Imelda Marchand Q

    Gracias Mar, excelente reportaje, te extrañamos y también te abrazamos

  4. Amaury

    Artículos así , son casi tan necesarios como el mismísimo pan al despertar.
    Felicitaciones a Polemón.

Enviar un comentario