Contactanos

 

LMDP

Sheridan, el aviador impune de la UNAM

Desde hace al menos 20 años, el escritor Guillermo Sheridan Prieto no pisa las aulas de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y cuando todo apuntaba a que el académico por fin regresaría a impartir clases, la máxima casa de estudios le volvió a conceder una licencia que lo han mantenido alejado de la docencia.

En el 2021, Sheridan se encontraba en el extranjero haciendo uso de una comisión con goce de sueldo, “al servicio” de la Coordinación de Relaciones y Asuntos Internacionales (CRAI) que la UNAM tiene en San Antonio, Texas, en los Estados Unidos.

Ese encargo terminó el 8 de septiembre de 2022, sin embargo, tres días después de que venció el plazo para que regresara a impartir clases, entró en vigor una nueva licencia expedida a su favor por el Instituto de Investigaciones Filológicas al que pertenece, la cual terminó apenas el pasado 10 de septiembre.

Por medio de una solicitud de transparencia, Polemón tuvo acceso a un documento inédito que revela la ausencia de Sheridan de la UNAM, otra vez, en prácticamente todo un año, así como su nula asistencia a clases y asesoría en tesis.

De acuerdo con ese documento, que tiene la rúbrica de la secretaria académica de la UNAM, la Dra. Martha Elena Montemayor Aceves, el escritor ha ocupado los últimos cuatro años en la publicación de libros de su autoría.

En el 2019, Sheridan publicó Breve revistero mexicano, por el cual se lleva un 10% de comisión de todas las ventas. Asimismo, como documentó Polemón en una edición anterior, la universidad está obligada a venderle al escritor los ejemplares que él quiera con un 60% de descuento sobre el precio de tapa.

Anuncio publicitario. Siga deslizando para continuar leyendo

En el 2020, el autor no produjo absolutamente nada, según se desprende de los registros otorgados por la UNAM. En el 2021, Sheridan publicó en la editorial Siglo XXI, el libro Odi et amo: las cartas a Helena, que contiene las 84 cartas que Octavio Paz le envió a Helena Garro.

Sólo que el escritor no pidió los permisos correspondientes para su publicación, ya que la propiedad de la obra estaba en manos del DIF de la Ciudad de México, luego de que el 26 de julio de 2018, falleciera Marie-José Tramini, la esposa del Nobel de Literatura, sin dejar herederos de las cartas. Ese mismo año la editorial Tusquets Editores, le publicó el libro Un corazón adicto: La vida de Ramón López Velarde.

En el 2022 presentó otros tres libros, dos de ellos en coautoría: Octavio Paz, los años en San Ildefonso (Edición Crítica), López Velarde Centenario. Las cartas a Eduardo J. Correa, (Reedición en prensa del Instituto de Investigaciones Filológicas), y Algunos poetas franceses del siglo XX. Una antología caprichosa (Ediciones del Equilibrista).

El nuevo permiso de ausencia que le fue concedido al autor, según se lee en el documento oficial obtenido por Polemón, está fundado en el artículo 56, inciso c del Estatuto para el Personal Académico (EPA) el cual obliga a sus trabajadores a “Cumplir, salvo excusa fundada, las comisiones que les sean encomendadas por las autoridades de la dependencia de su adscripción o por el Rector con el conocimiento de éstas”.

Sin embargo, el artículo 58 del mismo reglamento establece que para acceder a un año sabático se debe laborar ininterrumpidamente 6 años, un requisito que hasta la fecha no ha cumplido Sheridan en cada uno de los permisos que ha solicitado para ausentarse.

Pese a eso, la máxima casa de estudios volvió a extenderle una licencia con goce de sueldo, confirmando así que Sheridan pertenece a una casta dorada al interior de la UNAM que goza de privilegios y de uno de los sueldos más onerosos de la institución, que con todo y estímulos, asciende a 68 mil 252 pesos mensuales; es decir, 33 mil 929 pesos de remuneración bruta, más incentivos por 43 mil 345 pesos.

De acuerdo con la página de transparencia de la UNAM, Sheridan ocupa una plaza de investigador titular C de tiempo completo, que es la máxima categoría a la que puede aspirar un académico dentro de la institución. Sin embargo, como ha documentado este medio, desde el 2007, Sheridan comenzó a operar su modus vivendi que consiste en la solicitud de licencias para marcharse al extranjero, y tomar un año sabático cuando se completan seis, aunque el EPA no se lo permita en su caso.

Anuncio publicitario. Siga deslizando para continuar leyendo

No obstante, por razones que no han quedado claras, la UNAM ha hecho una excepción con el académico y desde entonces ha vivido de licencia en licencia. Por ejemplo, en el mes de abril del 2001 solicitó un año sabático, después de que estuviera cuatro años al frente de la Fundación Octavio Paz A.C.

Tras ese año sabático, supuestamente se había reincorporado al Instituto de Investigaciones Filológicas, pero no duró ni 24 horas, pues ese mismo día solicitó una comisión con sueldo parcial del 10%, para desplazarse a París, Francia y asumir la dirección de la Maison du Mexique situada en esa ciudad.

La nueva licencia otorgada a Sheridan, que se puede consultar en el portal de transparencia de la UNAM, no menciona la causa por la que el académico solicitó otro año, pero lo que sí demuestra, es que el escritor se ha dedicado prioritariamente a la publicación de sus libros. Tampoco registra artículos académicos ni horas frente a grupo, ni asesoría de tesis.

Para los casos de licencia, la UNAM establece que un profesor ayudante puede cubrir la labor del docente titular, sin embargo, esto no ocurre con Sheridan.

En diciembre del 2022, mientras se encontraba gozando de su licencia, el escritor hizo una aseveración estruendosa en el portal antiamlo Latinus, donde aseguró que la ministra de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), Yasmín Esquivel, había plagiado su tesis para obtener el título de la licenciatura en Derecho.

Con un “pura vieja escuela”, se ufanó de que la detección del supuesto plagio se la debe a su larga experiencia como académico y no a las órdenes, consejos, ni “pitazos” de nadie.

“La tesis plagiada es a tal grado multiplicante que no queda sino suponer que la directora de tesis Rodríguez Ortiz y la pasante Esquivel Mossa obraron de común acuerdo en la elaboración del fraude. Eso quiere decir que no sólo fue un plagio, sino un acto de corrupción, ese cáncer contra el que es necesario ser implacables”, dijo el escritor a Latinus en un tono de sentencia.

El escritor intentó hacer el mismo ejercicio con la tesis que Claudia Sheinbaum presentó para obtener el título de la licenciatura en Física por la UNAM, pero su extenso análisis, difundido también en Latinus, no tuvo mayor eco.

Sheridan había asegurado que el presunto plagio cometido por Sheinbaum no estaba en la fórmula que algunos habían difundido con anterioridad en redes sociales, sino en fragmentos de la tesis Biomass Stoves: Engineering Design, Development, and Dissemination (1987), del académico de la Universidad de Princeton Samuel F. Balwin, las que, según él, tradujo, copió y pegó en su trabajo sin las referencias a que obliga el trabajo académico.

Anuncio publicitario. Siga deslizando para continuar leyendo

En un tuit, la ex Jefa de Gobierno de la Ciudad de México, defendió su trabajo en ocho puntos, uno de los cuales exhibe la ignorancia de Sheridan en el tema de la física.

“Es claro que quien hizo el análisis de la tesis no es físico. Explico: No hay formas muy diversas de describir un mismo proceso fisicoquímico. La combustión de madera involucra siempre calor, humedad, carbón y ceniza, así como monóxido y dióxido de carbono y, por tanto, no existen formas muy diversas para describirlo en sus componentes simples. Sería tanto como decir que, si se describe que el agua hierve a 100 grados centígrados a nivel del mar, se requiere una referencia entrecomillada para afirmarlo o se pensaría que se presenta como idea original una idea no propia”.

Los de la UNAM no son los únicos privilegios que tiene Sheridan. El colaborador de la revista Letras Libres cobra también en el Consejo Nacional de Humanidades, Ciencia y Tecnología (Conahcyt) y en la Academia Mexicana de la Lengua. Además de que por muchos años se benefició de los fideicomisos de los gobiernos anteriores a través del patronato de la Fundación Casa del Poeta.

Jorge Covarrubias
Escrito por

Reportero. Estudió sociología. Aún cree que la función del periodismo es eminentemente social y no un simple intercambio de mensajes entre la clase política.

2 Comentarios

2 Comentarios

  1. Avatar

    Manuel Luis Rodríguez Rodríguez

    23 diciembre, 2023 at 8:57 pm

    Sheridan es un ejemplar de las castas doradas que se replican a lo largo y ancho del país, han secuestrado las instituciones imponiendo estructuras administrativas y reglamentos que propician su permanencia. Esta es una asignatura pendiente de los nuevos gobernantes, urge que el estado vigile como se emplean los fondos que destina a las instituciones de educación superior.

    • Avatar

      Mario Cervantes

      23 diciembre, 2023 at 10:14 pm

      La representación de lo podrido de la sociedad engañada.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Támbien te puede gustar

Taim-Lain

El medio estadounidense The New York Times (NYT) reclamó al Presidente Andrés Manuel López Obrador por revelar la investigación que lleva a cabo dicho...

Taim-Lain

El productor y cineasta Epigmenio Ibarra comentó que a pesar de la guerra sucia que ha lanzado la oposición en contra del Gobierno de...

Taim-Lain

Una jueza federal prohibió al Presidente Andrés Manuel López Obrador denostar al juez de control Crescencio Contreras Martínez, contra quien se inició un juicio...

Taim-Lain

Tras acabarse la concesión que le dio Felipe Calderón al magnate Ricardo Salinas Pliego para tener un campo de golf en Huatulco, Oaxaca,  el...