El ex gobernador de Veracruz, Javier Duarte ofreció a la Fiscalía General de la República (FGR) entregarle pruebas sobre el dinero que desvió desde el Gobierno de Veracruz a la campaña de Enrique Peña Nieto en 2012 a cambio de que no se afecta a sus ex colaboradores.

Según el diario Reforma que hizo la revelación, la solicitud la habría hecho en julio pasado, pero según fuentes cercanas al caso, aún no ha sido respondida por la dependencia.

De acuerdo con el mismo rotativo, el veracruzano también ofreció declarar contra Peña Nieto y varios de sus colaboradores, a quienes asegura haber entregado dinero para fines electorales.

La FGR estaría esperando a que  Duarte  presente  las evidencias con las que dice contar, para valorar su petición.

Javier Duarte durante su captura en Guatemala. Foto: Especial

Sin embargo, los delitos electorales que podrían ajustarse al caso tienen en promedio un plazo 5 años de prescripción y el caso que se plantea a la Fiscalía refiere hechos ocurridos hace 7. Como antecedente del caso, se tiene documentado la denuncia que presentó en el  2012 el PRD sobre un presunto financiamiento de Duarte a la campaña de Peña, luego de que el 27 de enero de ese año la entonces PGR aseguró en el Aeropuerto Internacional de Toluca 25 millones de pesos en efectivo a dos colaboradores de Duarte.

La hipotética inmunidad penal que obtendría Duarte, en caso de conseguirla, sólo aplicaría para el caso donde imputa al ex presidente y no tendría ninguna incidencia en el expediente federal por el cual fue sentenciado a nueve años de prisión ni en los dos procesos del fuero común que tiene en curso. Duarte ya había mencionado públicamente al ex presidente Peña, pero no como beneficiario de un presunto acto de corrupción.

El pasado 9 de julio el ex gobernador reveló al Grupo Reforma que Peña le regaló una suma de dinero para ayudarlo durante su estancia en prisión, lo que el veracruzano atribuyó a sus “cargos de conciencia”. Aseguró que el dinero fue entregado por un amigo en común del ex presidente a su hermano Cecil Duarte, en una casa de la Ciudad de México.

Según su dicho, esos mismos recursos después los empleó para pagar una “extorsión” al entonces encargado de despacho de la PGR, Alberto Elías, y al subprocurador Felipe Muñoz, quienes rechazaron categóricamente la acusación.

El pasado 9 de julio, el ex gobernador veracruzano aseguró en una entrevista radiofónica que tenía el acuerdo de entregarse antes de las elecciones del Estado de México de 2017, a cambio de que su familia pudiera irse a un lugar seguro para establecerse. También incluía que se le reclasificara el delito de delincuencia organizada, para conseguir una sentencia más baja.