Con Andrés Manuel López Obrador en la Presidencia, la producción de Petróleos Mexicanos (Pemex) en 2020 se ubicó en 1 millón 705 mil barriles diarios promedio anual, 4 mil barriles diarios la producción promedio anual del año 2019.

De esta forma, la petrolera puso fin a un periodo de 15 años seguidos de caídas en la producción de crudo.

La petrolera recordó que en el año de referencia colaboró en el Acuerdo de la OPEP Plus, lo que disminuyó su producción en 100 mil barriles diarios, a partir de mayo de 2020. Según el acuerdo original, el compromiso de reducción se estableció para los meses de mayo y junio, pero luego se amplió hasta julio.

“Estos tres meses de vigencia del acuerdo representó para Pemex una reducción inducida de 9 millones 200 mil barriles de producción acumulada en dicho periodo”, indicó la compañía en un boletín oficial.

Sin esa reducción inducida de la producción por el acuerdo OPEP Plus, Pemex habría alcanzado la producción de un promedio anual de 1 millón 732 mil barriles diarios, es decir un aumento de 31 mil barriles diarios respecto del promedio de producción diaria del año 2019, explicó.

“Este logro de Pemex se debe entre otros factores, a la incorporación de 146.5 mil barriles diarios de producción provenientes de los campos nuevos que iniciaron su desarrollo en el primer semestre del año 2019. En un tiempo récord para la industria petrolera internacional, en menos de dos años Pemex logró incorporar producción en sus nuevos desarrollos”, agregó la paraestatal.

Pemex planteó que el triunfo de su actual administración en la producción de petróleo en campos nuevos se constata en el comparativo de la producción obtenida por empresas privadas desde el inicio de la Reforma Energética.

Según sus cifras, dicha producción es 6.7 veces más grande si se compara con la producción de los privados y se logra en un tercio del tiempo que les llevó a las compañías privadas.

La petrolera destacó que sigue siendo el productor de crudo más relevante en el mercado nacional, al aportar durante 2020 el 98.8 por ciento de la producción total de crudo, mientras que la producción de empresas privadas representó apenas 1.2 por ciento del total del país.