La Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) que encabeza Santiago Nieto Castillo, investiga un pago electrónico interbancario realizado entre 2012 y 2013 que vincularía al ex presidente Felipe Calderón con el caso de  sobornos de la empresa constructora Odebrecht.

De acuerdo con información del sitio de noticias Emeequis, el equipo Nieto Castillo lleva meses rastreando  movimientos financieros para detectar el vínculo, que destaparía  una serie de pagos recibidos irregularmente por el michoacano cuando era titular del Poder Ejecutivo.

El sitio de noticias señala que en  la Secretaría de Hacienda afirman que ese movimiento interbancario se hizo, sin embargo el problema es que aún no logran ubicar su función “en el contexto de una madeja de ingresos de dinero y pagos”  para después, jalar los hilos hasta llegar a los personeros del gigante brasileño, “quienes presuntamente habrían hecho ese movimiento como una especie de ‘agradecimiento’ al expresidente Felipe Calderón por los favores recibidos en su administración”.

Santiago Nieto, titular de la UIF.

Emeequis señala que la UIF se ha metido a revisar “obsesivamente”  los expedientes judiciales de otros países donde la empresa Odebrecht trianguló dinero para depositar en las cuentas bancarias de los presidentes que ya iban de salida.

“Esos pagos eran aprobados por Marcelo Odebrecht y sus socios, quienes así se aseguraban de seguir contando con la influencia de los ex mandatarios. Era una ‘inversión’ que no tenía pérdidas, pues funcionaba si se mantenía el partido en el poder o si había alternancia y algún ministro en una posición estratégica lograba transicionar a una dependencia con incidencia en millonarios contratos públicos”, señala la editorial del sitio web.

La UIF, dice el portal, tiene hasta el 6 de junio del año entrante para localizar ese pago interbancario  cuando Morena se enfrente en las urnas a una oposición que está ansiosa de arrebatar gubernaturas, curules en la Cámara de Diputados y municipios, a como dé lugar.

De acuerdo con la versión que publica Emeequis, esa estrategia lleva por nombre “Operación Jaque al Rey”, y  tiene por objetivo demostrar que el combate a la corrupción va en serio, sometiendo a juicio político a Enrique Peña Nieto y Felipe Calderón. 

Felipe Calderón y Marcelo Odebrecht. Foto: Especial.

La UIF investiga las cuentas del ex panista desde mediados del año, pero también incluyó las cuentas bancarias de su esposa Margarita Zavala,  las de su círculo cercano, y las de su fallido proyecto de partido político, México Libre.  

“El cerco contra el expresidente Felipe Calderón avanza con paso tan firme que uno de los logros más importantes se consolidó este fin de semana, con la obtención, por parte de la Fiscalía General de la República, de una orden de arresto en México contra el exsecretario de Seguridad Pública, Genaro García Luna, por enriquecimiento ilícito”, dice la editorial del sitio.

Menciona que el Gobierno de AMLO estaría pidiendo a Estados Unidos que le entregue a Genaro García Luna para procesarlo judicialmente y hacerlo hablar, como lo ha hecho con otros ex funcionarios públicos de la pasada administración. 

“El conocer de la boca del propio Genaro García Luna hasta donde estaba involucrado el ex presidente Felipe Calderón en la presunta protección al Cártel de Sinaloa, una información que era un secreto a voces”.

Otra línea de investigación que sigue abierta, es la relación que tuvo Calderón con la operación denominada  “Rápido y Furioso”, pues es sabido que armas de alto calibre ingresaron  México desde el otro lado del Río Bravo para entregarlas a los cárteles y rastrearlas, lo cual no sucedió. Se indaga si esa acción contó con el visto bueno del ex mandatario. 

“Un resumen de los avances, entregado a principios de noviembre a la Cancillería, perfila malas noticias para el expresidente mexicano, pues hay evidencias de que él estuvo enterado de los planes de Estados Unidos y que ordenó a sus subalternos, como Genaro García Luna, la coordinación para la entrega controlada de esas armas, que después fueron perdidas de vista y aparecieron en arsenales del Cártel de Sinaloa, por ejemplo”, menciona el sitio.

Existe una prueba, dice Emeequis, de que Calderón sí estuvo enterado de ese operativo y consistiría en un correo electrónico enviado desde las oficinas del ex secretario Genaro García Luna en el que admite al personal de la Agencia de Control de Bebidas Alcohólicas, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos de Estados Unidos (ATF por su siglas en inglés) que su “superior” está “de acuerdo” con el operativo.