La organización Antorcha Campesina fue denunciada formalmente por la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) ante la Fiscalía General de la República (FGR), por los delitos de lavado de dinero y corrupción.

En una entrevista vía remota con la Asociación de Tribunales Electorales de la República Mexicana, el titular de la UIF, Santiago Nieto, confirmó que como parte del combate a la corrupción,  Antorcha Campesina se integra a la lista de denuncias presentadas ante la FGR.

Nieto Castillo dijo que desde inicios del 2019, pocas semanas después de haber iniciado el Plan Nacional Contra el Robo de Combustible descubrieron que esta organización —relacionada con el PRI—  tenía en su posesión alrededor de 40 gasolineras en distintos puntos del país que presentaban irregularidades en sus operaciones.

De acuerdo con el presidente Andrés Manuel López Obrador las gasolineras de Antorcha Campesina tenían anomalías, pues registraban más ganancias de las que correspondían a la compra de combustible que hacían a Pemex.

El mandatario incluso confirmó a inicios del año pasado que el rastreo a esta organización “no es del sexenio pasado, ya tiene tiempo, o sea no es que yo esté defendiendo al sexenio pasado sino que son prácticas que vienen de tiempo atrás, como el robo de combustible”.

En la pesquisa que lleva a cabo  la UIF,  también encontró cuentas millonarias de sus principales líderes por lo que las denuncias hasta ahora se centran en corrupción y lavado de dinero pues estos ingresos no coinciden con las actividades que reportan sus titulares, entre ellos su dirigente nacional, Aquiles Córdova Morán. 

Antorcha Campesina es la organización que más protestas ha encabezado contra el gobierno federal por la entrega directa de apoyos de programas sociales.