Emilio Lozoya fue vinculado este martes a proceso,  tras determinar el juez de control del Centro de Justicia Penal Federal, José Artemio Zúñiga Mendoza, que utilizó  recursos de procedencia ilícita, para adquirir una casa en Las Lomas. 

El ex titular de Pemex no ingresará a prisión, pero deberá portar un brazalete electrónico y presentarse ante las autoridades dos veces al mes, mientras dura  la investigación, calculada en aproximadamente seis meses. Tras decretarse la vinculación a proceso, Lozoya dijo que colaborará con las autoridades mexicanas para “encontrar la verdad” de lo que llamó el “aparato organizado de poder”.

“Resuelvo vincularlo a proceso por el delito previsto en el artículo 400 bis del Código Penal Federal, es decir, operaciones con recursos de procedencia ilícita, en la modalidad de adquirir un bien inmueble dentro de territorio nacional con conocimiento de que los recursos utilizados proceden de una actividad ilícita”, dijo el juez de control José Artemio Zúñiga Mendoza.

El juez concedió un periodo  de seis meses para el cierre de la investigación contra Lozoya, debido a que la Fiscalía General de la República (FGR) argumentó que necesita mayores datos de prueba con asistencia internacional “para conseguir los documentos de apertura de cuentas en las Islas Vírgenes”.

La FGR también  buscará más información sobre Carmen “A”, quien vendió la casa de Las Lomas (datos del SAT y estados de cuenta), y otros detalles de la empresa Altos Hornos de México y la información financiera de Tochos Holding, la supuesta empresa fachada que usó Lozoya.

Previamente,  Zúñiga Mendoza, había determinado que todas las pruebas aportadas por la Fiscalía General de la República (FGR)  contra Emilio Lozoya son lícitas y no advierte violación a los derechos humanos como dijo este en su primera declaración en el proceso judicial que se le sigue por su presunto fraude en la compra de Agro Nitrogenados.

Cerca de las 16:00 horas de este martes, la audiencia virtual en la que se juzga a Lozoya por el presunto delito de lavado de dinero, se reanudó, y la FGR presentó  un resumen de las pruebas presentadas contra el ex funcionario, por lo que  solicitó su vinculación a proceso “al cumplirse todos los requisitos que se establecen para la comisión del delito de operaciones con recursos de procedencia ilícita”.

En tanto,  Pemex validó la hipótesis y los argumentos presentados por la FGR. Dijo que  las conductas de Lozoya causaron daño a la paraestatal por la obsolescencia física y tecnológica del inmueble varado desde 1999. Tan sólo el gasto por deterioro se calcula en 4 mil 206 millones 652 mil 220 pesos en Pemex Fertilizantes Pacífico SA de CV, transferido a Pemex Fertilizantes.

La representación de Pemex dijo a Lozoya  que era su obligación buscar mecanismos que beneficiaran a la empresa paraestatal, por lo que solicitó su vinculación a proceso, al igual que  la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF).

En su primera audiencia virtual, Emilio Lozoya, se declaró  inocente de los cargos que se le imputan por la compra-venta de  Agro Nitrogenados, e incluso acusó que fue “sistemáticamente intimidado, presionado e instrumentado”.

El ex funcionario no estuvo presente físicamente en el centro penitenciario, sino que siguió la audiencia por videoconferencia en el Hospital Ángeles del Pedregal donde se encuentra internado por una presunta anemia que le fue detectada al regresar a México.