Tras las declaraciones del ex senador panista, Jorge Luis Lavalle Maury, en días recientes, la versión del ex director de Pemex, Emilio Lozoya comienza a avanzar en la Fiscalía General de la República (FGR), abriendo una lista de posibles imputados que podrían ser llamados a audiencia.

Lavalle Maury fue señalado por Lozoya como uno de los senadores panistas que pedían de forma “voraz” hasta 50 millones de dólares para aprobar las reformas estructurales de Peña Nieto.

También acusó haberle entregado el efectivo mediante un miembro del Estado Mayor, que fungía como su guardaespaldas.

Además, en la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) continúan investigando las rutas del dinero de los otros acusados por Lozoya, se trata de decenas de personas, por lo que se espera que la información continúe apareciendo en los próximos meses.

En el caso de Luis Videgaray no hay tanta intranquilidad, porque su nombre no aparece relacionado a sociedades ni cuentas en paraísos fiscales, como de forma “infantil” operó el propio Lozoya.

“Sus estructuras financieras son mucho más complejas”, reveló una fuente del Gobierno de AMLO, al tanto de la investigación.

De cualquier forma en el Centro Nacional de Inteligencia se sugeriría de que Videgaray viaja muy seguido a Panamá y de ahí a Suiza, lo cual podría ser de gran utilidad para que la UIF pueda buscar alguna huella.

Bajo esa misma línea, los abogados de Peña Nieto cuentan con información sobre las pesquisas que se están haciendo sobre sus propiedades.

Las alertas tienen en la mira las dos mansiones en Las Lomas y su famosa casona en Ixtapan de la Sal, así como tres departamentos millonarios en Manhattan, Nueva York, uno de los destinos preferidos del mexiquense, además de una mansión en Alemania.

Además Lozoya reveló que Peña Nieto estaba construyendo una casa secreta en el Estado de México, en donde se armaría un “Museo del Presidente”, en la cual había una bodega en la que se guardaban maletas llenas de dinero y regalos exclusivos, como un auto Ferrari.

El ex director de Pemex aseguró que Antero Rodarte, quien manejaba el efectivo del Presidente, le reveló “en estado de ebriedad” que estaba “hasta la madre” por lo poco que le pagaban, mientras él mismo se tenía que hacer cargo del resguardo de las maletas llenas de fajos de billetes en la bodega de dicho inmueble.

Las investigaciones cada vez están más cercanas al círculo del ex Presidente, por lo que la preocupación del ex mandatario se presume cada vez mayor.