Salinas de Gortari llegó al poder luego de un fraude electoral en el proceso de 1988, donde se le arrebató la Presidencia de la República a Cuauhtémoc Cárdenas.

Ya en Los Pinos, el priísta creó una “Partida Secreta” que le permitiera gastar a discreción dinero público para pagar favores, corromper a intelectuales y periodistas, enriquecer a su familia y amigos, sobornar políticos y premiar a miembros de su gabinete.

De acuerdo con la columna de Miguel Badillo, publicada en el portal “Contralínea”, dicha partida era administrada por Octavio Sentíes Hoyos, el secretario particular del presidente, Justo Ceja, y los hermanos Francisco y Araceli Vázquez Alanís, a quienes se les encomendó abrir la cuenta bancaria número 6300-0-005 en Banco Mexicano Somex.

De esa cuenta, Salinas de Gortari disponía al mes de 652 millones 30 mil 799.49 pesos, equivalentes a 4 mil 400 millones de pesos actuales, para distribuirlos a su merced sin rendir cuentas a nadie.

A decir del periodista, un estado de cuenta de aquella época a su resguardo confirma que, en el último mes de dicho sexenio, se realizaron 41 movimientos bancarios por un total de 652 millones 38 mil 799.49 pesos.

Durante ese sexenio, el director de Finanzas de la Administración era Francisco Vázquez Alanís; su hermana, Araceli, era secretaria particular del director general de Administración de la Presidencia, el contador público Ernesto Sentíes Hoyos.

Según un estado de cuenta bancario correspondiente a noviembre de 1994, la dirección que se dio a Banco Mexicano por los hermanos Vazquez Alanís para recibir la documentación financiera fue la de Hacienda de la Condesa, número ilegible, colonia Prados del Rosario.

La Secretaría de Hacienda descubrió esta cuenta bancaria secreta gracias a que, cuando se investigaba al exsubprocurador Mario Ruiz Massieu por narcotráfico y lavado de dinero, encontraron que el cheque 24537001 por 300 mil pesos le había sido entregado por órdenes de Salinas y correspondía a esa cuenta de Banco Mexicano.

No obstante, la investigación se detuvo cuando descubrieron que la chequera se manejaba desde Los Pinos y los hermanos Vázquez Alanís servían solamente como prestanombres para el manejo de la chequera, usada para premiar la lealtad al Presidente.

Por ello, los principales beneficiarios de ese dinero habrían sido algunos secretarios de Estado, subsecretarios, procuradores, subprocuradores, directores de paraestatales y fideicomisos, empresarios salinistas y los hermanos de Carlos Salinas, particularmente Raúl.

De hecho, el propio Raúl confirmó que parte del dinero que posee y que depositó en cuentas bancarias de Suiza, Londres, Estados Unidos, México e Islas Caimán, se lo entregó Carlos cuando fue Presidente de México.

Hermanos Vázquez Alanís

Los registros fiscales de estos hermanos aparecen como Araceli Vázquez Alanís, con dos RFC: VAAA510507QW8 y VAAA5105074X9, con domicilio en Camino a Porres PV Santa Anita, Jiutepec, Morelos y en la Unidad Habitacional Barrio de Santiago, en la Reforma Iztaccíhuatl, Iztacalco.

Araceli aparece como asalariada desde 1983 en el Gobierno Federal y sólo a partir de febrero de 1992 fue dada de alta en la Secretaría de Hacienda.

Su hermano, Francisco Vázquez Alanís, con RFC VAAF540803HD8 también ingresó al gobierno en 1983.

En los gobiernos siguientes, con Ernesto Zedillo y Vicente Fox, la entonces Procuraduría General de la República inició sendas investigaciones sobre el uso de fondos públicos que el entonces presidente repartía como si se tratara de recursos propios.

Sin embargo, ninguno de los dos exmandatarios se atrevió a llegar hasta las últimas consecuencias para procesar penalmente a Salinas y encarcelarlo.