Ayer, los gobernadores del PAN afirmaron que los insumos que les había enviado el gobierno federal eran de “baja calidad” y que los iban a regresar.

Lo hicieron a pesar de que ese equipamiento no era para los médicos.

El subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, en la conferencia de prensa vespertina, aclaró la situación, y dijo que el material enviado no era de uso clínico, sino que estaba destinado a ser utilizado por “el personal comunitario que tiene un riesgo de exposición muy bajo; por ejemplo, quien está en la puerta de una dependencia pública haciendo filtros sanitarios”.

En especial López-Gatell se refirió a las batas, y lo dijo muy claro: “estas batas transparentes, por si ustedes las encuentran en algún medio de información o las redes sociales, no tienen un uso clínico”. Y lo remarcó: “no tienen”.

Y ahondó:

Si nos están escuchando estos respetabilísimos gobernadores con quienes hemos tenido múltiples conversaciones de otros temas, lo que les recuerdo es: estas batas transparentes y los insumos que circularon ustedes, fotos, no tienen una indicación de uso clínico, es decir, no son para médicos y enfermeras que están en las unidades de salud, precisamente porque son de un material muy delgado.

Aquí la versión estenográfica

Estas palabras parecen ser que no las quisieron escuchar los redactores del periódico Reforma, quienes, en primera plana, pusieron lo siguiente: “Anoche, el Subsecretario, Hugo López-Gatell, dijo que no eran para los médicos, sino de ‘uso clínico””.

Aunque menciona el diario Reforma que no eran para los médicos, lo cual es cierto, el diario recalca que López-Gatell mencionó que era las batas de “uso clínico”. Y claro, acompañan esa información con las imágenes que los gobernadores del PAN difundieron. Y al lado, de forma dramática, la nota  de ocho columnas: “Son médicos 9% de los infectados”.