En 2012 Enrique Peña Nieto fue el candidato de Televisa. Así lo evidenciaron decenas de analistas, periodistas, académicos y especialmente miles de jóvenes que se unieron el movimiento #YoSoy132.

Un candidato construido y apoyado por uno de los consorcios mediáticos más potentes y venales de todo el mundo.

En ese 2012 “ganó” (con muchísimas irregularidades) las elecciones presidenciales Enrique Peña Nieto. ¿También lo hizo Televisa?

Angélica Rivera, Enrique Pe–ña Nieto, entonces gobernador del Estado de México y Emilio Azcárraga Jean, presidente del Consejo de Administración— del Grupo Televisa. Foto: Iván Méndez/Cuartoscuro

¿Pago del “apoyo”?

Desde que Enrique Peña Nieto es presidente de México, el conglomerado mediático Televisa ha recibido más de 6 mil millones de pesos en contratos de publicidad oficial, sin contar lo asignado a sus filiales regionales y otras empresas anexas.

De acuerdo el portal de transparencia del Gobierno Federal Compranet (revisado a través de la plataforma Contratabook), del 2013 a la fecha, Grupo Televisa ha sido favorecido con 380 contratos por un monto de 6 mil 178 millones 352 mil 445 pesos.

La mayoría de los contratos otorgados por el gobierno de Peña Nieto a Televisa fueron asignados por vía de la adjudicación directa, es decir, no se abrieron licitaciones ni hubo concursos para que otras empresas compitieran por el otorgamiento de los servicios contratados.

El consorcio mediático figura en el padrón del Gobierno Federal con distintas denominaciones sociales. Algunas veces aparece simplemente como Televisa, otras como Grupo Televisa o como Televisa S.A. de C.V., y unas más como Televisa Comercial S.A. de C.V. Esto se hace, según fuentes consultadas por Polemón y que prefirieron guardar el anonimato, para tratar de ocultar la concentración excesiva de la publicidad oficial.

Instalaciones de Televisa en la Ciudad de México. Foto: Especial

Los súper contratos

Los mayores ingresos que Televisa recibió del gobierno de Enrique Peña Nieto provienen de los contratos que le otorgó el Consejo de Promoción Turística (CPT), de la Secretaría de Turismo, con el objetivo de promover el turismo en el país a través de sus canales de televisión.

Por la difusión de espacios publicitarios que supuestamente contribuyeron a mejorar la percepción de los destinos turísticos del país y posicionaron la “marca” y la imagen de México, Televisa ha conseguido más de mil 422 millones de pesos en seis contratos otorgados por el CPT durante el sexenio (ve aquí 1 de los contratos).

Televisa resultó también altamente beneficiada por Pronósticos para la Asistencia Pública y por la Lotería Nacional para la Asistencia Pública. Ambas dependencias le han dado al consorcio mediático contratos por más de mil millones de pesos (ve aquí uno de los contratos).

La Secretaría de Educación Pública (SEP) es otra de las favoritas en la cartera de clientes de Televisa. La dependencia hasta hace unos meses encabezada por Aurelio Nuño Mayer, quien quería ser el candidato a la Presidencia por el Partido Revolucionario Institucional (PRI), le dio a televisora más de 500 millones de pesos por difundir los “beneficios” de la Reforma Educativa que pende de un hilo con la llegada de Andrés Manuel López Obrador a la Presidencia de la República.

Tan sólo el año pasado la SEP le entregó dos contratos a Televisa: uno por 172 millones 413 mil pesos y otro por 150 millones de pesos. Ambos tenían el objetivo de difundir en radio, televisión e internet los beneficios del nuevo modelo educativo puesto en marcha por Enrique Peña Nieto, pese a la oposición de miles de maestros en todo el país.

Aurelio Nuño Mayer en el programa de Carlos Loret de Mola en Televisa. Foto: Especial

El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) cada vez tiene menos dinero para invertir en camas, medicamentos y para contratar más enfermeras y médicos, sin embargo, durante este sexenio, no escatimó a la hora de anunciarse en Televisa y para esto destinó más de 500 millones de pesos.

En marzo de 2017 el IMSS le entregó a Televisa uno de los contratos más caros por 161 millones 206 mil pesos, un año antes le dio otro por 155 millones 172 mil pesos. En 2015 firmó otro por 104 millones 42 mil pesos y en 2014 uno más por 146 millones 862 mil pesos bajo el concepto de “difusión de campañas institucionales”.

Lo mismo sucedió con la Secretaría de Economía (SE). Bajo el pretexto de “promocionar las inversiones en el país”, la SE pagó en 2015 a Televisa un contrato por 150 millones 862 mil pesos con el cual obtuvo a cambio espacio para pasar en la televisión 40 spots de 30 segundos.

Los anuncios de la SE aparecieron en distintos programas de televisión durante dos días: del 27 al 29 de octubre del 2015 y tuvieron diferentes costos, pues el rango de los spots se incrementó de acuerdo con la hora, el día y el programa.

Así, la dependencia pagó por la aparición de un spot de 30 segundos en el final de la telenovela “Amores de barrio” un millón y medio. Misma cantidad que desembolsó por la difusión de otro anuncio en la transmisión televisiva del clásico de futbol entre América y Pumas.

La Secretaría de Salud tampoco se quedó atrás. En 2017 le dio a Televisa uno contrato por un monto de 129 millones 310 mil pesos como parte de sus “acciones de concientización” para prevenir desde la televisión “la diabetes, el sobrepeso y la obesidad”.

Rosario Robles en Televisa. Foto: Especial

Rosario Robles, la funcionaria de EPN que “chiqueó” a Televisa

Antes de que el escándalo de “La Estafa Maestra” explotara, las dependencias que dirigió Rosario Robles le entregaron a Televisa contratos por 307 millones de pesos.

Entre 2014 y 2015, mientras en la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) eran desviados 2 mil 824 millones de pesos, la televisora más influyente del país recibió contratos por 207 millones de pesos.

En 2014, Televisa obtuvo dos contratos: uno de 86 millones 206 mil pesos y otro de 21 millones 26 mil pesos por una campaña publicitaria sin nombre, justificada únicamente en el informe bajo el concepto genérico de “spots de televisión”.

En 2015, la dependencia donde despachaba Rosario Robles en ese entonces, favoreció a Televisa con otros dos contratos: uno por 88 millones 154 mil pesos para difundir los avances de la “Cruzada Nacional Contra el Hambre” (la cual recibió durante el gobierno de EPN más recursos para su promoción publicitaria que para terminar con el hambre de los mexicanos más pobres) y otro por 7 millones 758 mil pesos por el concepto “difusión de spots de televisión”.

A finales de ese año, la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) ya bajo el mando de Rosario Robles, otorgó un contrato a Televisa por 4 millones 310 mil pesos por la difusión de la campaña política nacional de vivienda.

En 2016, la Sedatu dio dos contratos más a Televisa: uno por 94 millones 842 mil pesos para la “difusión mediante tiempos comerciales de televisión, de spots de 30 segundos para la campaña Derecho a la vivienda y a la ciudad”.

Mientras estos contratos se otorgaban, la propia Sedatu se dio el lujo de desviar mil 529 millones de pesos en un esquema fraudulento en el cual la importante suma de dinero salió del gobierno y fue a parar a empresas fantasmas.

El 4 de septiembre de 2017, cuando el desvío por más de 7 mil millones de pesos del erario público se hizo público a través de la investigación periodística La Estafa maestra, Televisa prefirió ignorar el tema y no mencionó la investigación dentro de sus espacios informativos, pese a que la investigación realizada por Mexicanos Contra la Corrupción y Animal Político era el tema más importante de discusión en las redes sociales.

Tres meses después de revelarse el millonario saqueo a las dependencias federales, la Sedatu contrató los servicios de difusión de Televisa para la “campaña política nacional de vivienda, versión atención a emergencia y reconstrucción” por un monto de 25 millones 862 mil pesos.

En febrero de este año, la bomba de los desvíos volvió a explotarle a Rosario Robles en las manos al hacerse público más desvíos en la Sedatu. Casualmente el primer medio al que la funcionaria de EPN tuvo acceso para defenderse de las acusaciones ante las cámaras de televisión, fue Televisa. ¿Coincidencia?

En total, las dependencias en las que Rosario Robles se ha desempeñado como titular en el gobierno de EPN, han dado a Televisa contratos por 328 millones 158 mil pesos.

Emilio Azcárraga Jean. Foto: Especial

Recorte de AMLO no afectará a Televisa, según Azcárraga

Pese a ser una de las empresas más beneficiadas por los contratos publicitarios del gobierno federal, el presidente del Consejo de Administración de Televisa, Emilio Azcárraga Jean, expresó en septiembre de este año que el recorte en la publicidad oficial anunciado por el Presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, no afectará al consorcio mediático.

“La gran parte de nuestro negocio, tanto en la parte de publicidad, la inmensa mayoría viene de la industria privada; evidentemente el Gobierno es un cliente importante pero no dependemos [de él]”, declaró Azcárraga Jean tras reportar los avances de la entrega de ayuda a los damnificados de los sismos del año pasado por parte de Compromiso Social Citibanamex, la Fundación Alfredo Harp Helú, Fundación Coca-Cola y Fundación Televisa.

Azcárraga Jean añadió que “al menos el 90 o 95 [viene] de la parte privada, todos los días estamos buscando oportunidades para buscar mejores contenidos, distribuirlos”.

Emilio Azcárraga Jean. Foto: Especial

En el evento, el presidente de Televisa dijo que apoyará al gobierno de López Obrador como lo ha hecho con otros presidentes de México.

“Yo creo en apoyar cualquier iniciativa que haga que este país sea mejor y con este Presidente, y con todos los que al menos a mí me han tocado como presidente (…) el país va más allá de una empresa entre 100; el país somos todos los mexicanos y está en nuestra responsabilidad trabajar juntos para construir un mejor país”.

Respecto a las polémicas declaraciones del Presidente electo en las que aseguró que el país está en bancarrota, Azcárraga Jean presumió que su empresa ha logrado desarrollarse pese a las crisis y seguirá invirtiendo en México.

“Hemos pasado muchísimas crisis, en nuestro caso en particular, no nada más crisis económicas o financieras por cuestiones nacionales o internaciones, hemos tenido crisis importantes en Televisa como la reestructuración que tuvimos que hacer en 1997; con el trabajo, con la entrega y la confianza de todos los días, hemos sabido reinventar a Televisa y salir adelante”.

El Presidente electo, Andrés Manuel López Obrador. Foto: Especial

Unas semanas después, en octubre de este año, López Obrador asistió a un evento de Grupo Televisa como parte del Upfront de la firma. Ahí, declaró que “la empresa es extraordinaria para el país”.

Días después de su triunfo en la elección presidencial, como parte de los 50 puntos de austeridad de su gobierno, AMLO anunció que el gasto destinado a la publicidad oficial sería reducido al 50 por ciento, por lo cual los medios de comunicación recibirían menos ingresos por este concepto.

“Poquito porque es bendito”, expresó ese día el Presidente electo en rueda de prensa.

¿Cuánta pauta publicitaria oficial le tocará a Televisa? ¿El dinero que le pague el gobierno de López Obrador le alcanzará para no profundizar la crisis en la que se encuentra? Eso está aún por verse.