Entre 2014 y 2019, al menos 837 empresas fantasma generaron 22 mil 933 facturas falsas a 90 instituciones de salud, logrando desviar 4 mil 179 millones 46 mil 254 pesos, según la investigación “Facturas falsas: la epidemia en el sector salud” presentada por las asociaciones Justicia Justa e Impunidad Cero.

La información indica que donde se desviaron más recursos públicos mediante operaciones simuladas o inexistentes con recursos federales fue el Instituto de Salud del Estado de México, con mil 841 millones de pesos, seguido del IMSS, los Institutos de Salud de Chiapas y Oaxaca, así como Laboratorios de biológicos y reactivos de México.

Las empresas que emitieron más facturas apócrifas son:

  • Constructora Kedmex
  • Kisa Importaciones S.A de C.V
  • Interacción Biomédica S.A. de C.V.

Esta última es considerada como la empresa fantasma favorita del gobierno del Estado de México, emitió 86 por ciento de las facturas, lo que significa el 39 por ciento de los recursos desviados en ese periodo.

Según Justicia Justa, para desviar recursos también se usaron empresas multiestatales que operan en varios estados: 45 empresas emiten facturas en dos o más estados y algunas tienen un modelo establecido en Campeche, Quintana Roo y Yucatán.

En el caso de Comercializadora Ramaja SA de CV, por ejemplo, se emitieron facturas apócrifas a 11 estados del país, mediante 21 instituciones públicas.

Desvíos hormiga

La manera de operación de estas empresas es “disfrazar” sus servicios en no entregables, por lo que no proporcionan insumos médicos, sino que se usan para comprobar viáticos como hospedaje o alimentos, haciendo robos hormiga en las instituciones de salud.

Esta clase de desvíos se dio principalmente en el Seguro Popular, por lo que el experto, Luis Pérez de Acha, destacó la importancia de la creación del Insabi, pues es “una insensatez seguir destinando recursos que serán desviados”.

Agregó que en estados como Michoacán y Durango no se logró obtener una sola factura por trabas de las dependencias de salud estatales y del propio SAT.

Denuncias e investigaciones

La asociación Impunidad Cero ya prepara las denuncias por delitos de defraudación fiscal, lavado de dinero, delincuencia organizada y expedición, enajenación, compra o adquisición de facturas falsas para poder llegar a los verdaderos creadores de las empresas fantasma.

Explicó que se está trabajando con la UIF y el SAT para mejorar las indagatorias y procesos de investigación contra factureras y empresas fantasma, ya que no se bloquean sus cuentas bancarias, por lo que siguen operando, sin emitir facturas.

Sobre el tema, Federico Reyes Heroles, de Impunidad Cero, explicó que la investigación inició incluso antes de que el Presidente Andrés Manuel López Obrador diera a conocer los desvíos en el sector salud.

Señaló la importancia de que las autoridades tomen nota de la investigación, para que pueda ser rastreado el destino de los recursos.

“Es una investigación dolorosa, porque ratifica que lo que debería ser prioridad humana se ha convertido en una bolsa para beneficios privados. Por tendencia, no podemos decir que se acabó en el 2019, es un esquema y sistema ya instalado, son pandillas bien consolidadas, está bien armado y se debe dar seguimiento para saber en dónde está enquistado”, declaró.

Además, recalcó que estos casos son sólo los que se pudieron documentar en la investigación iniciada en 2014, pero que en ese mismo periodo la ASF estima irregularidades por casi 99 mil millones de pesos, por lo que la red de desvíos sería mucho mayor.