Por: Redacción (@revistapolemon)

Ricardo Anaya, candidato a la presidencia por la coalición “Por México al Frente”, pagó más de 3 millones de pesos a la empresa Massive Caller para ser posicionado nueve puntos más arriba de lo que aparece en otros estudios de opinión.

Según un reportaje de Gloria Piña, publicado por República 32, el primer contrato que se le otorgó a la “encuestadora más acertada de México” -como ellos mismos se definen-, fue por 1 millón 160 mil pesos el pasado 18 de abril, es decir, a pocos días del primer debate presidencial.

Unas horas después del debate, Massive Caller publicó una encuesta en la que presentaban a Anaya como el ganador del debate, con casi 19 puntos de ventaja sobre el candidato de Morena, Andrés Manuel López Obrador.

Según la investigación, los otros dos contratos se otorgaron el pasado 27 de abril, uno con vigencia al 15 de junio y el otro el próximo 1 de julio, día en que tendrán lugar las elecciones.

Fue de hecho el 27 de abril que Massive Caller publicó su más reciente encuesta. En ella, Ricardo Anaya aparece en segundo lugar con 28.9 por ciento de las preferencias, lo que lo posiciona a sólo ocho puntos de López Obrador.

La encuesta de Massive Caller coloca a Anaya en una posición superior de lo que aparece en otros estudios de opinión, ya que, por ejemplo, Consulta Mitofsky le dio en su más reciente encuesta un 20.8 por ciento de preferencias; por su parte, Grupo Reforma publicó hace dos semanas que el panista tenía 26 por ciento de intención de voto; según los últimos resultados de Parametría, Anaya tenía 20 por ciento de las preferencias.

Massive Caller fue creada en noviembre del 2015, tras las elecciones en las que Jaime Rodríguez “El Bronco” resultó electo como gobernador de Nuevo León.

La casa encuestadora fue registrada, según su acta constitutiva, en San Pedro Garza García, Nuevo León, a nombre de Noé y José Carlos Campos Riojas, quien se designó como administrador único de la casa de sondeo y se define en la página de internet de la empresa como un hombre “apasionado a la política, altamente reconocido en el medio de la política por la efectividad y precisión del 100% de sus encuestas”.

La empresa surgió con un capital de 50 mil pesos, un giro comercial de servicios de mercadotecnia, asesoría publicitaria y financiera, así como servicios de reclutamiento de call center, sin embargo, nunca especificó que su objetivo principal fuera la generación de estadísticas de opinión pública.

En octubre del 2017, Luis Alberto García Lozano fue designado como apoderado legal de la empresa. García Lozano antes había sido presidente del Comité Municipal del PAN en Monterrey, así como Director de Comercio del mismo municipio, bajo la administración de la alcaldesa panista Margarita Alicia Arellanes Cervantes.

La empresa ha formado parte del Registro Nacional de Proveedores del INE desde 2016, pero Ricardo Anaya es el único presidenciable que ha pagado por sus servicios.