Durante muchos años, Carlos Loret de Mola se ha caracterizado por sus mentiras. Fue él, y hay que recordarlo siempre, quien en 2005 organizó junto con Genaro García Luna un montaje donde supuestamente se atrapó a “peligrosos” secuestrados (Florence Cassez e Israel Vallarta). Y todo para “consagrar” a Loret de Mola como “gran periodista”, mostrar a un gobierno que “hacía bien las cosas” y a un Genaro García Luna como un “súper policía” honrado.

La credibilidad de Loret, pues, es nula.

Sin embargo, los enemigos de Andrés Manuel López Obrador decidieron que fuera él quien encabezaría su golpeteo. Por ello hoy tiene un portal llamado Latinus, el cual, aunque lo vende como binacional (las noticias de México y de Estados Unidos en un sólo lugar), en realidad lo que pretende es consolidar un medio donde se difundan los ataques más virulentos contra AMLO y la 4T.

Sí, cada quien tiene el derecho de hacer sus medios y la libertad de expresión es irrestricta, sin embargo, es poco ético disfrazar al golpeteo político, la mentira y la inquina como periodismo.

Y eso ha hecho Carlos Loret de Mola.

El viernes pasado “emitió” en el canal de Youtube de Latinus un “reportaje” donde supuestamente “descubre” que Irma Eréndira Sandoval Ballesteros y John Mil Ackerman Rose “se hicieron” de 5 propiedades en menos de 9 años, cuando no era viable -afirma el reportaje- porque ambos eran unos “simples académicos”.

En lo que presentó Loret no se mostraron contextos ni otros datos, pero se montó un supuesto enriquecimiento inexplicable.

En el “reportaje” se colocó información para dar a entender que la encargada de combatir la corrupción en México es corrupta. Ese fue el ataque.

Ante esto, que no es periodismo sino guerra sucia, John Ackerman ha decidido emprender acciones legales.

En un mensaje en Facebook, el académico de la UNAM expresó:

No estamos obligados a explicarle nada a nadie con respecto al patrimonio privado que alcanzamos a construir con gran esfuerzo, y con las generosas aportaciones de nuestros familiares, antes de que Irma Eréndira ocupara cargo público alguno. Sin embargo, frente a la historia y para evitar cualquier suspicacia de parte de quienes pudieran llegar a creerle a un mitómano profesional como Carlos Loret de Mola sí me parece importante precisar 5 puntos.

En 5 puntos, el académico y periodista desmonta una a una las mentiras de Loret de Mola, y establece un elemento importante: que “el reportero tuvo acceso de manera ilegal a la versión privada de la Declaración Patrimonial y divulgó públicamente datos sensibles e información confidencial”, como pueden ser las direcciones del domicilio de los académicos.

Ante ellos, afirma Ackerman:

en mi calidad de ciudadano y de periodista, un servidor presentará las demandas correspondientes, tanto en México como en los Estados Unidos, para que se investigue y se castiguen a las personas responsables tanto por la filtración como por la divulgación de nuestros datos personales. Asimismo, desde ahora hago responsable al Señor Loret de Mola por cualquier agresión o extorsión que pudiera sufrir mi familia a raíz de su irresponsable y criminal reportaje.

Igualmente, el académico manifestó que es falso que haya habido un “regalazo” de Marcelo Ebrad, pues afirma:

Tal y como lo explica el comunicado al respecto de la Secretaría de la Función Pública, el terreno en la Colonia Santo Domingo fue escriturado a nombre de Irma Eréndira “por ser la mayor de los tres hermanos después del lamentable fallecimiento de su señor padre. Se pagaron todas las contribuciones y la regularización territorial no fue un acto personalizado sino de aplicación general en beneficio de los habitantes de esta emblemática colonia popular de la Ciudad de México.

Así pues, Carlos Loret de Mola será demandado. Y es que, no se puede mentir como lo hace Loret. 

Aquí el mensaje completo de John Ackerman: