Quien fuera titular de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) durante el sexenio de Enrique Peña Nieto, Luis Miranda Nava -actual diputado del PRI- es investigado por la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público.

Según reveló Santiago Nieto Castillo, se investiga a Miranda Nava porque se pretende combatir la impunidad.

“Que vayan ante los tribunales y que resuelvan lo que sea, no se trata de mandar a la cárcel a los altos funcionarios del gobierno anterior por mandarlos a la cárcel, sino porque cumplan las que hicieron”, dijo Nieto Castillo.

En enero pasado se había dado a conocer que la Secretaría de la Función Pública (SFP) investigaba irregularidades por mil 323 millones de pesos que en 2018 aplicó la Sedesol en la Cruzada contra el Hambre y sus comedores comunitarios, cuando la dependencia fue encabezada por Miranda Nava y Eviel Pérez Magaña.

El titular de Sedesol, Luis Miranda Nava. Foto: Especial

Nieto Castillo también reveló que, como resultado de diversas denuncias, se investiga a varios funcionarios del gobierno anterior, como Rosario Robles o el ex secretario de Comunicaciones y Transportes (SCT), Gerardo Ruiz Esparza, quien falleció en días recientes.

“Se han presentado (también) denuncias contra Emilio Lozoya -ex director de Pemex en actual proceso de extradición-, está en proceso de investigación un caso contra Luir Miranda, y ahí el presidente lo que me ha comentado es que tenemos que tener una política de cero tolerancia a la corrupción y a la impunidad”.

Recalcó que “no se persigue a nadie”, pero que si alguien apareciera en una investigación se deberá de actuar conforme a derecho “no hay de otra”.

¿Quién es Luis Miranda Nava?

Luis Enrique Miranda Nava nació el 3 de junio de 1964 en Jocotitlán, Estado de México. Es hijo de Luis Miranda Cardoso, presidente del Tribunal Superior de Justicia del Estado de México, durante el sexenio de Arturo Montiel Rojas en la Gubernatura de esa entidad.

En 1999, Miranda Nava conoció a Peña Nieto cuando se incorporó al gabinete de Arturo Montiel como coordinador de Asuntos Jurídicos, época en la que el ahora presidente de México se desempeñaba como subsecretario de Gobierno. Desde entonces se convirtió en su compadre y amigo íntimo, lo cual lo ha llevado a formar parte de su círculo rojo.

Luis Enrique Miranda Nava. Foto: Saúl López/Cuartoscuro

Además, según Proceso, en 2016 Miranda Nava comenzó la construcción de una mansión con un valor estimado de 55 millones de pesos, en Las Lomas de Chapultepec, la zona privilegiada de los políticos priístas.

Y, pese a que desde que era funcionario local, Miranda Nava ha reservado la información sobre sus bienes e inmuebles, los lujos de los que gozan tanto él como su familia nunca se han manejado de manera discreta.

Sus hijos, Luis y Santiago Miranda se han encargado de presumir en redes sociales sus frecuentes viajes a ciudades como Nueva York, Washington, Bruselas, Sochi o Londres.

Los hijos de Luis Miranda Nava en un viaje al extranjero. Foto: Especial

En muchas de las fotografías aparecen acompañados de Alejandro Peña Pretelini, el hijo mayor del ex presidente Enrique Peña Nieto, con quien tienen una amistad cercana y con quien frecuentemente se reúnen en Ixtapan Golf Resort Country Club, donde ambas familias poseen lujosas villas.

“Es mejor trabajar que recibir”

Mientras se desempeñaba como secretario de Desarrollo Social, Miranda Nava recomendó a los mexicanos trabajar en lugar de recibir un apoyo social por parte del Gobierno Federal.

“Debemos crear oportunidades de trabajo para cada uno de los mexicanos, no podremos salir de la pobreza, la gente que está en desigualdad, si no generamos trabajo, oportunidades, no solamente una política de populismo, es decir, solamente de asistencialismo cotidiano, sino de crear oportunidades de trabajo para cada uno de los mexicanos… Es mejor trabajar que recibir, que esperar a que llegue una ayuda”, dijo el funcionario federal durante una rueda de prensa.

El funcionario, también fue acusado por Andrés Manuel López Obrador de ser uno de los principales operadores de Peña Nieto en la elección del Estado de México, usando los programas sociales con fines electorales.

Miranda Nava se absolvió de las acusaciones, asegurando que “cumplió su promesa” de no entrometerse en el proceso electoral.