El ex secretario de Seguridad Pública Genaro García Luna y Luis Cárdenas Palomino, responsable de Seguridad Regional de la Policía Federal (PF) durante el sexenio de Felipe Calderón ya fueron denunciados por la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) y a cargo de Santiago Nieto. 

Se trata de dos denuncias contra García Luna, —quien fuera conocido  como el súper policía por la cantidad de poder que llegó a acumular— y una más contra Cárdenas Palomino. 

“Presentamos dos denuncias relacionadas con el caso del señor García Luna y una adicional vinculada con el señor Cárdenas Palomino, además de que se ha proporcionado la información a los fiscales en New York para el procesamiento del caso”, dijo en una breve entrevista ante  diversos medios de comunicación el titular de la UIF, Santiago Nieto Castillo. 

El funcionario informó que también han solicitado información a Estados Unidos, para ampliar la investigación que se tiene en México contra García Luna.

“Hemos también pedido información a Estados Unidos para poder ampliar la investigación que tenemos nosotros. Como se ha hecho público por parte de la UIF se descubrió una red de corrupción, pero nos faltaría la información de Estados Unidos que está vinculado con delitos contra la salud con narcotráfico”, afirmó.

García Luna, quien fue secretario de Seguridad Pública desde finales de 2006 a 2012 bajo el gobierno de Felipe Calderón, está acusado en Nueva York de tres cargos de asociación delictiva para el tráfico de cocaína y de falso testimonio. Durante ese periodo habría brindado protección al Cártel de Sinaloa que encabezaba, Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán Loera, sentenciado a cadena perpetua en una prisión de Brooklyn, Nueva York. 

Santiago Nieto, titular de la UIF. Foto: Especial.

No obstante, García Luna se ha declarado inocente de las acusaciones de los fiscales, quienes alegan que recibió enormes cantidades de dinero por parte del Cártel de Sinaloa, a cambio de permitir que este traficara cocaína a sus anchas.

A García Luna también lo encerraron en la prisión de Brooklyn, y por lo que se ha podido saber, se encuentra totalmente aislado, e incomunicado de sus familiares y hasta del abogado que lo representa. Temeroso de contagiarse de Covid-19, también ha solicitado enfrentar el proceso judicial en libertad bajo caución, por lo que ofreció pagar una fianza de dos millones de dólares para que el Fiscal de su causa lo dejara en prisión domiciliaria.

Pero su solicitud fue rechazada debido a que es considerado un personaje peligroso que puede fugarse, debido a que tiene amplios contactos políticos y criminales que lo pueden ayudar a evadir la acción de la justicia, de acuerdo con los criterios de las autoridades estadunidenses, y según lo que ha publicado en el portal SinEmbargo, el periodista Ricardo Ravelo,  especialista en temas de narcotráfico.

De acuerdo con Ravelo, García Luna, además de sus más cercanos colaboradores en esos años, tiene acusaciones desde que fue director de la Agencia Federal de Investigación (AFI), en el gobierno de Vicente Fox Quesada, y posteriormente como Secretario de Seguridad Pública, en la administración de Felipe Calderón.

Varios de sus colaboradores cercanos en la SSP, dice el especialista, fueron acusados de corrupción y de tener ligas con el narco desde 2008; “sin embargo, García Luna nunca destituyó a ninguno de ellos, por el contrario, los cobijó y los mantuvo en sus respectivos cargos”.

Durante los últimos días, algunos periodistas han proporcionado información de alto calibre que vinculan a Calderón con el Cártel de Sinaloa; la argentina Olga Wornat dijo recientemente al periodista Julio Hernández que tuvo acceso a tres videos incriminatorios en los que García Luna menciona el nombre de Calderón, uno de ellos, sucede en el aeropuerto de Toluca donde el ex secretario de Seguridad se reúne con jefes del narco, recibe dinero y habla a nombre de Felipe Calderón.

Por su parte, la periodista Anabel Hernández dijo en una entrevista que concedió a sus colegas Álvaro Delgado de Proceso y Alejandro Páez de SinEmbargo, que  el narcotraficante Edgar Valdez Villarreal, alias “La Barbie”, podría ser el testigo estelar, si se llega al  juicio contra García Luna.

La periodista refirió en esa entrevista que La Barbie le envió una carta desde la prisión en noviembre de 2012, unos días antes de concluyera el Gobierno de Felipe Calderón, donde describe no sólo los millonarios sobornos que recibían Genaro García Luna, Luis Cárdenas Palomino, Facundo Rosas Rosas, Armando Espinosa de Benito, Ramón Pequeño y una larga lista, sino que incluso señala que el propio Calderón Hinojosa, entonces Presidente de la República, era el “que encabezaba reuniones de narcos”.