Desde la época en el que se desempeñó como Jefe de Gobierno de la capital mexicana, el ahora Presidente, Andrés Manuel López Obrador, ha sido criticado por tomar decisiones arriesgadas.

Para refrescar un poco la memoria, a continuación se enumeran cinco de estos casos, mismos que resultaron sumamente positivos con el tiempo:

Metrobús

El sistema de transporte Metrobús que comenzó a operar en junio de 2005 por la Avenida Insurgentes de la Ciudad de México y luego fue replicado en ciudades como Guadalajara o el Estado de México.

En aquél entonces se informó que este transporte fomentaría la reducción de hasta un 60 por ciento de la contaminación, pues se sustituirían a 350 vehículos que transitaban por esa vía.

Sus detractores no estaban de acuerdo con el proyecto, pues insistían que los operadores de microbuses y camiones perderían fuentes de empleo.

Además, la instauración del Metrobús tuvo varios retrasos y se hicieron muchas protestas en su contra.

No obstante, a casi 15 años de operar, el Metrobús ha resultado ser un medio de transporte eficiente que ha permitido recorrer trayectos en la mitad del tiempo que antes.

Así, actualmente se posiciona como uno de los medios de transporte preferidos de los capitalinos, e incluso, el sistema ya ha ampliado a seis líneas que atraviesan la ciudad de manera segura y efectiva.

Licencia de conducir permanente

También durante la gestión de AMLO como jefe de Gobierno, fue implementada una medida que benefició a los miles de conductores de dicha entidad: la licencia de conducir permanente.

Pese a que muchos aseguraban que esto relajaba las medidas, en realidad significó un golpe significativo contra el llamado coyotaje.

Segundo piso de Periférico

Sin duda una de las obras más representativas de la gestión del tabasqueño como Jefe de Gobierno, el Distribuidor Vial San Antonio, como es su nombre oficial, estuvo en el ojo del huracán en su momento.

En aquella época, la administración de López Obrador reservó durante siete meses la información sobre el proyecto, pues estaba en revisión y dictaminación y su divulgación podía generar ventaja personal o indebida.

Incluso ya inaugurado, el proyecto recibió múltiples comentarios negativos.

Pero para echar a andar el proyecto, López Obrador llevó a cabo algo que también ha implementado en su mandato como Presidente: el voto popular.

En esa ocasión fueron 420 mil 522 ciudadanos los que votaron, de los cuales 274 mil 606 personas dijeron estar a favor de la construcción y 142 mil 384 dijeron estar en contra.

Hoy en día, el Segundo Piso es una de las obras más representativas de la capital de nuestro país, la cual ha permitido mayor flexibilidad y ahorro de tiempo en los traslados.

Pensión para adultos mayores

También durante su tiempo al frente de la capital del país, AMLO destinó 65 mil millones de pesos para realizar acciones en pro del bienestar de la gente, lo cual significó una cifra nunca antes vista.

Un ejemplo fue la Pensión Universal Alimenticia para Adultos Mayores, un programa social con el cual apoyó a 385 mil adultos mayores mediante la entrega de 600 pesos mensuales.

En un principio las críticas lo tacharon de populista que regalaba dinero a la gente.

“Yo recuerdo que cuando se inició ese programa aquí en la Ciudad de México, que lo iniciamos en el 2000, ¿saben qué declaró Fox? que eso era populismo, paternalismo, que era mejor poner a trabajar a los adultos mayores (…) como si el adulto mayor no hubiese trabajado toda la vida y mereciera vivir con un poco de holgura en el último tramo de su existencia”, declaró AMLO en julio pasado.

Este programa no sólo funcionó y fue replicado por varios Gobiernos después, sino que ahora como Presidente, el tabasqueño lo mejoró, al establecer que ahora los adultos mayores reciban 2 mil 500 pesos al bimestre.

Mano dura contra la violencia

Tomando como referencia el modelo que el ex alcalde de Nueva York, Rudolph Giuliani, tuvo contra la violencia en dicha ciudad, López Obrador implementó también su famoso programa “Cero tolerancia” en las calles capitalinas.

Para esta estrategia, aumentó el número de policías en las calles y puso especial atención a la prevención de crímenes, especialmente mediante el castigo a delitos menores.

Según las cifras del propio Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, durante la administración de AMLO en la ahora Ciudad de México, los homicidios dolosos fueron a la baja.

Durante los meses que lleva frente al Ejecutivo federal, López Obrador ha sido criticado por proyectos como la Guardia Nacional, el Tren Maya o el Aeropuerto de Santa Lucía. Es cuestión de tiempo lo que hace falta para saber qué tan equivocadas fueron sus decisiones.

Con información de Nación 321