Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto otorgaron al menos 150 contratos públicos por un monto total de 436 millones 260 mil pesos a tres empresas vinculadas con familiares del exministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) Eduardo Medina Mora Icaza.

De acuerdo con la revista Procesola Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) que encabeza Santiago localizó a siete empresas de Guadalajara, seis de las cuales están directamente vinculadas con los Medina Mora.

Cuando Medina Mora encabezó la extinta Procuraduría General de la República, entre enero de 2007 y septiembre de 2009, las empresas CompuSoluciones y Asociados, La Red Corporativo y Visión Holdings México recibieron por lo menos 29 contratos por 168 millones 304 mil pesos.

Eduardo Medina Mora y Felipe Calderón

En noviembre de 2007, por ejemplo, la Secretaría de Hacienda otorgó un contrato de 50 millones 923 mil pesos a Visión Holdings por el servicio de “reproducción y administración de almacenamiento de documentos”, cuyo monto se incrementó con el paso de los dos años hasta ascender a 95 millones 832 mil pesos.

La mayoría de los contratos fueron otorgados durante la administración de Calderón: las empresas recibieron 102 contratos por 386 millones 488 mil pesos. A lo largo del sexenio de Peña Nieto –en el que Medina Mora fue embajador en Washington y luego ministro de la Corte–, recibieron 48 contratos públicos que ascienden a 49 millones 771 mil pesos.

Cinco de las empresas de los Medina Mora bajo investigación de la UIF se dedican a la prestación de servicios informáticos; tuvieron la representación de IBM y de HP en el país, principalmente; la otra firma, “Inmobiliaria Compusoluciones” –creada en enero de 2011–, se dedica al sector de bienes raíces.

Eduardo Medina Mora y Enrique Peña Nieto.

Todas tienen como administradores a José y a Juan Pablo Medina Mora (hermanos del exministro) y al empresario Carlos Eulalio Juárez Badillo Rodríguez. El primero es, además, vicepresidente nacional de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex)

La otra empresa investigada por la UIF, Security Tracking Devices, del empresario tapatío José Susumo Azano Matsura, vendió equipos y programas de espionaje israelíes a la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) a finales del gobierno de Calderón, por más de 5 mil millones de pesos, vía contratos otorgados por adjudicación directa.

Según la revista Proceso, estos contratos motivaron una investigación de la unidad antilavado de la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada en 2014. En 2017, Azano fue sentenciado a tres años de prisión en Estados Unidos, donde fue declarado culpable de aportar 600 mil dólares en campañas electorales en la ciudad de San Diego, lo cual no podría hacer dado su calidad de extranjero.

Las cuentas de Medina Mora habían sido congeladas el 3 de octubre pasado y descongeladas una vez que éste presentó su renuncia, por lo que se ha interpretado que el exministro fue presionado para dejar su cargo.