Ayer en su rueda de prensa matutina, Andrés Manuel López Obrador, sin mencionar nombre, dijo que un ex presidente había terminado su gestión y se había ido a trabajar al consejo de una empresa extranjera de energía.

El aludido fue Felipe Calderón, quien respondió con dos tuits:

Además, en una entrevista radiofónica, dijo que él podía acudir a la conferencia matutina y debatir, o incluso, dijo que acudiría al despacho de AMLO para platicar.

Ante pregunta de un reportero donde se le mencionó la reacción de Calderón, Andrés Manuel respondió

Que no se moleste, que no se disguste, que le ofrezco disculpas, pero que se les pasó la mano, eso no se puede hacer. Y no es un asunto legal (además, debe de ser un asunto legal). Un presidente tiene toda la información estratégica del país. Por su cargo establece relaciones. Entonces, si no es ilegal, es inmoral. Entonces, esas cosas ya no deben de seguir sucediendo.

Afirmó que él no se puede quedar callado, que sí, es Presidente y debe guardar la investidura, pero no puede no cuestionar actos inmorales y que son también de corrupción. Y es que afirmó que, aunque formalmente Calderón no cometió ningún ilícito, sí fue algo no ético, y que debe haber un cuestionamiento público:

Antes los corruptos ni siquiera perdían su respetabilidad. Se dedicaban a saquear, y seguían siendo “don fulano”, “don mengano”. ¿Quiénes eran los rateros? Los que se robaban una bolsa en el mercado, quien se robaba una bicicleta, un cilindro de gas, [ellos] entonces eran los rateros. Y los de arriba, los de cuello blanco, “señores”, que se les tenía que rendir hasta pleitesía. Ya, cambio, cambio, ya no se puede eso. Y no es nada personal. Tenemos que acabar con esas prácticas. Secretarios de energía [se iban] a trabajar en empresas privadas de energía, claro que hay conflicto de intereses. Eso no se puede permitir.

AMLO durante su rueda de prensa matutina, el 5 de febrero de 2019.

Indicó que Felipe Calderón no ha sido el único, también mencionó a Ernesto Zedillo:

porque también lo hizo Zedillo, el caso de Zedillo, lo tengo que plantear, porque yo siempre digo lo que pienso, soy Presidente y tengo que cuidar la investidura, pero no creo que deba callar como momia. No se vio bien, no es ético, Zedillo promueve la privatización de los ferrocarriles, y termina su mandato y se va a trabajar de asesor a una de las empresas que se beneficiaron con la privatización de los ferrocarriles nacionales. Se rescata a los bancos, con el Fobaproa, y también trabaja en uno de los bancos rescatados.

Sobre la posibilidad de que Calderón acuda a la rueda de prensa y se siente junto a los reporteros, AMLO le dijo a los reporteros: “ustedes tendrían que tener cuidado”.

Felipe Calderón y su esposa, Margarita Zavala, intentan fundar un partido político. En change.org, hay una petición en la que los ciudadanos le piden que no lo funden, y si lo fundan, que lo cancelen.