Contactanos

 

Opinión

Víctor Trujillo (o el payaso Brozo), de la decadencia a la desvergüenza

El viernes pasado, en Latinus (ese proyecto “periodístico” al cual le han invertido millones y millones de pesos), Víctor Trujillo, en su personaje del payaso Brozo, se fue contra Andrés Manuel López Obrador. Y lo hizo con insultos. Afirmó que AMLO era “un pinche presidente que, o nos sirve, o no sirve pa’ ni madres”.

Esa frase, que indignó con gusta razón a muchísima gente y que sin duda fue un insulto, no es el problema de lo que dijo Víctor Trujillo / Brozo en ese espacio, sino una mentira muy ruin que precedió a esa frase.

Y es que el comediante afirmó que, para él, el gobierno que encabeza Andrés Manuel está pensando en usar la vacuna con fines electorales”.

Este hecho es lamentable. Es una falacia. Una mentira. Y es muy ruin.

En el mundo hay ahora pocas vacunas. Los países están haciendo todos sus esfuerzos para hacerse de algunas. Los laboratorios que las tienen (que hasta ahora es sólo Pfizer) no se dan abasto. México es de los únicos países que hoy tiene acceso a dosis, pero no son suficientes y el proceso de vacunación será largo y se hará conforme vayan aceptándose las distintas vacunas por las autoridades sanitarias (como sucede en todo el mundo) y haya producción.

Víctor Trujillo lo sabe. No es tonto. No es estúpido. Entiende todo. Y entiende también su papel de sinvergüenza. A él le impusieron que comenzara a difundir esa mentira: AMLO usará las vacunas con fines electorales. Y él lo hizo gustoso. Es su papel de mercenario mediático, y el pago que está haciendo a quienes lo rescataron de un programa donde prácticamente ya no tenía impacto en la opinión pública.

Brozo tiene cierta fama, y hubo un tiempo en que tenía cierta credibilidad. Se la ganó cuando era crítico, congruente y hasta fresco. Fue antes de entrar a Televisa, antes de prestarse a los montajes de los videoescándalos. Mucho antes. Pero con el tiempo se fue ablandando, corrompiéndose. Haciéndose del sistema. Participando en lo peor de lo peor. Cuando ya no fue útil, lo expulsaron de los espacios de mayor impacto mediático.

Hace poco lo rescataron y lo pusieron con uno de los presentadores de noticias más desprestigiados del país: Carlos Loret de Mola. Se les asignó su papel: serán los golpeadores de AMLO. Punto.

A partir de ahí juega un papel de golpeteo y difusor de mentiras. Evidentemente sería muy sano que fuera crítico, sí, muy sano. Pero no lo es. Es mentiroso. Falaz, ruin. Y el soltar eso de que “AMLO usará las vacunas con fines electorales” es muy de nada de ética. Es cosa de mercenarios mediáticos.

Hace ya mucho tiempo que Víctor Trujillo no es lo que fue. Lo que queda de ese Víctor es nada. Ahora sólo hay en él podredumbre. Impudicia.

Siguenos en Google News
Jorge Gómez Naredo
Escrito por

Profesor en universidad pública. Fundador, junto con Jaime Avilés y César Huerta, de la Revista Polemón.

Click para comentar

Deja un comentario

Támbien te puede gustar

LMDP

El reconocido chef Aquiles Chávez narró su experiencia al utilizar las instalaciones del Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles (AIFA) y destacó la belleza de sus...

LMDP

Un juez de control ordenó prisión preventiva por los delitos de lavado de dinero y delincuencia organizada contra la exconductora de TV Azteca, Inés...

LMDP

La quema dolosa de cables eléctricos y una conducción negligente, fueron las causas del accidente ocurrido en la Línea 3 del Metro en el...

LMDP

El Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles (AIFA) tendrá su primera ruta a los Estados Unidos, esto a partir de mayo cuando Aeroméxico inicie sus operaciones...