Muchos creían que Andrés Manuel López Obrador no sería capaz de lograr un acuerdo con Estados Unidos, y no faltaron los detractores que se frotaban las manos por ver al tabasqueño derrotado ante el presidente Donald Trump.

Los de siempre, Vicente Fox Quesada y Felipe Calderón Hinojosa, ex presidentes de México que no han cesado de parlotear a través de sus cuentas de Twitter.

Esta ocasión recibieron un duro revés con el anuncio de Donald Trump en sus redes sociales, suspendiendo de manera indefinida el impuesto arancelario del 5 por ciento a todas las importaciones mexicanas.

“Me complace informar que Estados Unidos ha alcanzado un acuerdo firmado con México. Los aranceles programados para ser implementadas por EE.UU. el lunes, en contra de México, quedan suspendidos indefinidamente”, tuiteó Trump.

“México, a su vez, acordó tomar medidas enérgicas para detener la marea de la migración a través de México y hacia nuestra frontera sur. Esto se está haciendo para reducir o eliminar en gran medida la inmigración ilegal que viene de México a Estados Unidos. Los detalles del acuerdo serán publicados en breve por el Departamento de Estado. ¡Gracias!”.

Unos minutos después, el canciller de México, Marcelo Ebrard, anunció en su cuenta de Twitter el acuerdo logrado.

También reaccionó el presidente Andrés Manuel López Obrador por la misma red, y confirmó que la convocatoria que realizó en la Ciudad de Tijuana por la defensa de la ‘dignidad’ del pueblo mexicano sigue en pie y se llevará a cabo.

Previamente en la reunión de Coordinación Regional Zona 4 Noreste, que encabezó el secretario de Seguridad, Alfonso Durazo, los gobernadores de Nuevo León, Tamaulipas, Coahuila, Durango y San Luis Potosí, mostraron apoyo al acto de unidad por la dignidad de México que encabezará AMLO este sábado en Tijuana y rechazaron la postura de Estados Unidos sobre la aplicación de aranceles graduales a las exportaciones mexicanas.

Los negociadores estadounidenses y mexicanos trabajaron a contra reloj desde el miércoles pasado en Washington para evitar una guerra comercial que hubiera dañado a ambas economías y alejado a inversionistas que tienen demasiadas preocupaciones ya con la confrontación entre China y Estados Unidos.

Estados Unidos es el mayor socio comercial de México: un 80% de sus envíos tienen como destino la mayor economía del mundo. Analistas advertían que, de llegar a imponerse los aranceles, la economía mexicana -la segunda más grande de Latinoamérica- entraría en recesión y su moneda llegaría a 20.6 pesos por dólar.