Abordado por los reporteros al terminar la conferencia vespertina sobre la situación de la pandemia en México, el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, dio la cara ante los medios de comunicación por su salida a las playas de Oaxaca, donde visitó a familiares para celebrar el inicio de año nuevo. 

En primera instancia, aclaró que no se fue de “pachanga” como lo han insinuado algunos medios de comunicación, y les recordó a los reporteros que le cuestionaron su viaje, la existencia de los Lineamientos de Seguridad Sanitaria en Espacios Públicos y Cerrados que incluye el caso de restaurantes.

“Hasta donde yo conozco, no se puede comer si uno tiene un cubrebocas”, dijo. 

“Me toman las fotos en el restaurant y dicen que no seguí las medidas de sana distancia, entonces es sacar de contexto porque habíamos seis en la mesa, estábamos convenientemente a sana distancia, igual que otros de los restaurantes del hotel”, añadió.

López-Gatell mencionó que no es la primera vez que los medios de comunicación tratan de “construir una narrativa”, para hacerle ver mal, pues ya ocurrió anteriormente cuando a bordo de una aeronave se quitó momentáneamente su cubrebocas y los fotógrafos se le fueron encima para tomarle imagen. 

A pesar de que algunos reporteros estallaron de coraje e hicieron preguntas con dolo, el subsecretario de Salud nunca perdió la compostura y respondió a cada uno de los cuestionamientos.

“No tengo nada que ocultar. Efectivamente fui a Oaxaca a la región de San Pedro Pochutla, es un sitio hermoso, con una población muy generosa, muy benévola, y fui a visitar a familiares muy cercanos, a personas muy amigas, y estuvimos en una casa particular durante los días del fin de año”, aseveró.

El subsecretario recordó que otros  países han optado por el toque de queda, como en Reino Unido, mientras en México se optan por pedir a la población medidas de prevención como la sana distancia.