La marca de automóviles japonesa Suzuki hace unas semanas difundió un comercial para promocionar su camioneta Ertiga. La voz y figura de dicha campaña sería el comediante Chumel Torres.

Nada más difundirse el primer comercial, en redes sociales hicieron pedazos a la firma automotriz. Le reclamaron que contratara a un personaje que, además de atacar a quienes simpatizan con Andrés Manuel López Obrador, en no pocas ocasiones hubiera publicado mensajes que discriminan, misóginos o claramente racistas.

Ayer, la marca de autos japonesa lanzó otra versión del comercial de Chumel, pero esta vez sin Chumel. Son prácticamente las mismas tomas del primer video, pero limpia del comediante. Se ve a los actores que aparecen en el anterior comercial, pero no a Chumel. Solamente aparece en tres o cuatro pequeñas tomas, pero o está de espaldas, o con una máscara o es rapidísimo cuando sale y ni se distingue.

Sí, es cierto que las campañas publicitarias suelen tener varios mensajes, es decir, varios spots. Si embargo, se contrata a un personaje “famoso”, se suele poner a éste en todos los comerciales: porque es la imagen de la campaña, porque es su voz, porque se le pagó dinero y porque el mensaje que el personaje principal da debe ser el mensaje de toda la campaña publicitaria.

Esto, pues, no ha pasado con la campaña de Suzuki, que sacó de forma radical la figura de Chumel Torres de sus comerciales.

Si bien es cierto Chumel sigue apareciendo en el video anterior (no lo han borrado) e incluso este video se tiene como “de portada” en su página de Facebook, lo cierto es que en los nuevos mensajes Chumel ya no aparece. Sí, editaron el comercial para borrar su voz y lo más posible su imagen.

Así pues, a los directivos de Susuki México seguramente les quedó una enseñanza: ya no contratar a un personaje que produce odio entre amplios sectores sociales que son, en un momento dado, potenciales compradores.

Aquí el nuevo comercial, sin Chumel:

Y aquí, el primero video, donde Chumel es la figura principal: