En una ciudad como la de México donde el aborto está instituido como un derecho desde hace 13 años, un grupo de feministas cargó con objetos peligrosos entre los que se encontraban martillos, pistolas con gasolina, bombas molotov, cohetones y spray con gas. La Jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum se preguntó en qué ayudaba que las mujeres que exigen la despenalización del aborto, llevaran esos artefactos si las autoridades están abiertas al diálogo. 

“Invito a que abramos esta reflexión, ¿a quién ayuda esta violencia?, ¿a quién ayuda este uso de objetos peligrosos?, ¿es justificable que una mujer policía sea golpeada o martillada en la cabeza en una ciudad donde el aborto es un derecho desde hace 13 años?”, cuestionó  Sheinbaum en conferencia de prensa virtual. 

La Jefa de Gobierno dijo que se le invitó al grupo de mujeres a entregar  a estos objetos para que continuaran su paso hacia la plancha del Zócalo donde querían llegar, pero se negaron. Fue por eso que se les contuvo, ya que podrían iniciar una gresca con los manifestantes del plantón del Frente Nacional Anti-AMLO (FRENAAA) que ocupa un espacio en ese sitio.

“No había condiciones para que coexistieran las dos protestas en el Zócalo”, dijo. 

La mandataria aseguró que al haberse negado a entregar los objetos peligrosos, la policía ciudadana se vio obligada a encapsularlas, pero no las confrontaron. 

En ese sentido, el secretario de gobierno de la CDMX, José Alfonso Suárez del Real, explicó que ese es el mismo que se aplica en las líneas aéreas: “tú no puedes subir a cabina si portas un objeto que pueda causarte daño a ti o a los pasajeros, ese es el principio de nuestro protocolo”.

“Si tú te niegas a entregar en una línea aérea esos objetos, ¿qué es lo que ocurre? no subes (…) Aquí, en este momento la aplicación del protocolo fue en ese sentido: impedir que transitaran hasta que entregaran ese material”, resaltó. 

En su videoconferencia, Sheinbaum añadió  que el movimiento feminista le merece todo el respeto y simpatía, pero dijo estar en desacuerdo con la violencia empleada en la protesta.

“Siempre estaremos del lado de las víctimas, de las mujeres violentadas, siempre del lado de la justicia. Cuando hay abuso policial se sanciona, pero tampoco podemos justificar la agresión de una persona a otra, de una mujer a otra mujer”.