Quienes han visitado Los Pinos, luego de que fuera abierta al público el pasado 1 de diciembre se habrán dado cuenta de que, en muchas salas, está vacía. Tanto obra como acervo histórico de la residencia se encuentran desaparecidos, de acuerdo con la Presidencia de la República, quien indicó que así fue como la administración pasada entregó el inmueble.

Sin embargo, esta mañana el presidente Andrés Manuel López Obrador explicó que no quiere que se haga ningún escándalo por este tema, pero aseguró que ya se está buscando dónde esta dicho patrimonio y que, en su momento, dará a conocer dónde quedó.

Añadió que en su oficina de Palacio Nacional no encontró ningún faltante.

“En Los Pinos no hay muebles y faltan pinturas. Pero no se sabe si se entregaron a los fondos, porque muchas de las obras que están en las oficinas públicas pertenecer al patrimonio de Hacienda o tiene que ver con el Gobierno federal”, indicó.

También explicó que la titular de la Secretaría de Cultura, Alejandra Frausto, ya está encargándose del tema y que tanto a ella como a otros funcionarios les pidió que “actúen con mucha seriedad”.

Este miércoles, la Oficina de la Presidencia, la Secretaría de Cultura y la Secretaría de la Función Pública del Gobierno actual declararon que se investiga la posible desaparición de bienes que estaban dentro de la residencia oficial y adelantaron tres datos:

  1. Que ya se tienen identificadas las obras de arte que encargó para esa residencia el ex Presidente Carlos Salinas de Gortari, y que éstas fueron debidamente devueltas.
  2. Que el equipo que entró a Los Pinos recibió el inmueble con una “ausencia total de muebles y artículos”.
  3. Que “especialistas ayudarán a detectar piezas de alto valor histórico o artístico que podrían dar cuenta de su ubicación en sedes o recintos museográficos u otros espacios” y adelantaron que existe la posibilidad de que dicho cotejo arroje ausencias u omisiones importantes que podrían ser remitidas a la Secretaría de la Función Pública u otras instancias para su investigación.

¿Y la colección de pinturas que encargó Salinas?

En noviembre de 1993, el entonces presidente, Carlos Salinas de Gortari dio a conocer la “colección de pintura de la residencia presidencial de Los Pinos”, integrada por 33 cuadros de artistas nacionales, entre los que se encontraban Francisco Toledo, Sergio Hernández e Irma Palacios.

Hoy, una vez que la residencia oficial fue abierta al público, los artistas mencionados anteriormente solicitaron a la secretaria de Cultura, Alejandra Frausto, que entregue un informe para saber el paradero y estado de aquellas obras.

Murciélago; de Francisco Toledo; Hombre lunático, de Miguel Castro Leñero; y Raíces, de Rodolfo Morales, son algunos de los cuadros creados en 1993 para el acervo permanente de Los Pinos. Fotos tomadas del catálogo de la Colección de pintura de la residencia oficial de Los Pinos, por La Jornada.

Según reveló el diario La Jornada, Toledo, Hernández y Palacios solicitaron, escribieron una carta -fechada el 4 de diciembre pasado- en la que indican que:

“Tomando en cuenta que la residencia de Los Pinos pasa a ser patrimonio cultural del país, nos preguntamos si es posible conocer la ubicación y el estado de las pinturas realizadas en 1993 para dicha residencia por encargo del entonces presidente, Carlos Salinas de Gortari a un grupo de pintores entre los cuales nos encontramos”.

Además de ellos tres, los siguientes pintores también solicitan información sobre sus obras:

  • Gustavo Aceves
  • Enrique Canales
  • Miguel Castro Leñero
  • Rafael Cauduro
  • Alejandro Colunga
  • Rafael Coronel
  • Roberto Cortázar
  • José Luis Cuevas
  • José Chávez Morado
  • Beatriz Ezban
  • Manuel Felguérez
  • Julio Galán
  • Vicente Gandía
  • Luis García Guerrero
  • Gunther Gerzso
  • Lauro López
  • Luis López Loza
  • Rodolfo Morales
  • Luis Nishizawa
  • Sylvia Ordóñez
  • Vicente Rojo
  • José Luis Romo
  • Ignacio Salazar
  • Susana Sierra
  • Juan Soriano
  • Eduardo Tamariz
  • Humberto Urbán
  • Cordelia Urueta
  • Ismael Vargas
  • Germán Venegas

El diario añade que, cuando Salinas de Gortari presentó la colección, aseguró que “la idea de crear una colección permanente de pintura mexicana se debió a la conveniencia de proveer a la residencia oficial de Los Pinos con una colección propia, con el fin de remplazar las obras exhibidas de manera temporal en las oficinas, que pertenecen al Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA), y que son admiradas a diario por una gran cantidad de visitantes de México y el extranjero”.

No obstante, el diario añadió que durante el Gobierno de Enrique Peña Nieto, en Los Pinos fueron colgadas obras pertenecientes al programa Pago en Especie de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

La Jornada señala que presentó ante la Dirección General de Promoción Cultural, Obra Pública y Acervo Patrimonial de México una petición para conocer una lista de obras que se retiraron de la residencia, pero que debido a la etapa de transición, la dependencia aún no ha emitido respuesta.

Peticiones precisas

La Jornada también entrevistó al galerista Ramón López Quiroga, muy cercano a Gunther Gerszo, quien indicó que cuando el pintor recibió el encargo se sorprendió con las medidas dictadas: 180 por 100 centímetros, las mismas del cuadro de Toledo.

Gunter Gerszo

López Quiroga añade que la colección era para un salón alargado que sólo ha visto a través de fotografías y que, las piezas de Toledo y Gerszo, estaban pensadas para ser instaladas en muros verticales de la entrada, por lo cual se solicitaban tales dimensiones.

El galerista indicó que vio a Gerszo pintar el cuadro en su estudio y que recuerda que lo tituló Huitzo, en memoria de una tumba que conoció luego de un viaje en el valle de Etla, en Oaxaca.