El titular de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de la Secretaría de Hacienda, Santiago Nieto, dio a conocer que el organismo a su cargo investiga una red de extorsión que operó desde el despacho de la Presidencia durante el sexenio de Enrique Peña Nieto.

Para Santiago Nieto,  es improbable que el ex mandatario —que ahora se pasea en Europa de la mano de su novia Tania Ruiz— desconociera los actos de corrupción que se llevaban a cabo en su gobierno.

En una entrevista concedida al reportero Marcos Martínez Chacón para el portal de Aristegui Noticias, Santiago Nieto admitió que están investigando las cuentas del ex presidente en el sistema financiero nacional e internacional, e incluso, dijo que antes de que termine el 2019 tendrán completo el expediente.

“Creo que Peña Nieto estaba enterado de cualquier acto de corrupción, de los grandes actos de corrupción”, dijo el funcionario.

El titular de la UIF resaltó que los casos de la ex titular de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) y de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu), Rosario Robles; del exdirector de Pemex, Emilio Lozoya, y del abogado Juan Collado, están integrados en la carpeta de investigación sobre las finanzas de Peña Nieto.

Robles y Collado están actualmente presos por  diversos delitos que presuntamente han cometido, sin embargo Lozoya sigue prófugo de la justicia, con dos órdenes de aprehensión en su contra por la compra a sobreprecio de la Planta de Agro Nitrogenados, cuando era director de Pemex y otra por presuntamente haber recibido sobornos de la empresa Odebrecht.

Santiago Nieto informó que al asumir la jefatura de la UIF, tres informantes lo alertaron sobre un presunto esquema de extorsión que habría sido operado dentro del organismo bajo las órdenes de Humberto Castillejos, entonces consejero jurídico de Peña Nieto. En aquel tiempo, el responsable de dicha área era Alberto Bazbaz, quien luego encabezó el desaparecido Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen).

Según Nieto, el esquema de extorsión presuntamente operado desde la UIF consistió en solicitar sobornos a 722 particulares y compañías cuyas cuentas bancarias les habían sido congeladas desde la UIF entre el 2014 y 2018 por presunto lavado de dinero.

Dijo que los sobornos presuntamente fueron cobrados a través de representantes de al menos cinco despachos jurídicos ligados a Castillejos.

“Lo que sí nos explicaron (los informantes) es que había despachos, que eran despachos cercanos a Los Pinos, que eran los que los buscaban (…), entonces, ¿qué es lo que hacían?, no es que desde la UIF fuera gente a extorsionarlos, a los empresarios, a los que estaban con las cuentas bloqueadas.

Es que venían los despachos de Los Pinos, los contactaban a la gente que estaba bloqueada, y la pregunta es ¿cómo podían tener esa información?, y partir de ahí se generaba el caso”, explicó el funcionario.

Santiago Nieto, titular de la UIF. Foto: Especial.

El titular de la UIF sostuvo que durante la gestión de Peña la unidad fue principalmente utilizada para atacar a opositores políticos y no para combatir actividades ilícitas en el sistema financiero mexicano, función para la que fue creada la dependencia.

Nieto dijo que, entre quienes fueron investigados desde la UIF con fines políticos durante la administración anterior estuvieron el ahora Presidente López Obrador y el excandidato presidencial del Partido Acción Nacional (PAN), Ricardo Anaya, así como la ex-líder magisterial Elba Esther Gordillo.

El funcionario dijo que, incluso, información publicada por el sitio web lanzado durante el proceso electoral presidencial del 2018 llamado “Pejeleaks”, dedicado a publicar datos relacionados con López Obrador y sus colaboradores, “vinieron de la UIF”.

También datos de de la UIF en la época de Peña Nieto fueron utilizados en el documental “Populismo en América”, señaló.

Nieto añadió que él mismo fue investigado por la UIF, algo que descubrió al revisar los archivos internos elaborados por la unidad durante el anterior gobierno al asumir la jefatura de la unidad.

Agregó que, en contraste, la UIF en la actual administración ha incrementado el número de casos investigados por presunto lavado de dinero.

Tan solo en lo que va del 2019, la UIF ha presentado 118 denuncias ante la FGR, lo que supera el récord histórico de la unidad de 113 denuncias en un periodo de un año.